El Sauce devolvió a Gil Pereg a prisión por hallarlo sano

El acusado de matar a su madre y su tía se desgarró las ropas en plena audiencia con el juez y fue trasladado al hospital neuropsiquiátrico. Sin embargo no le encontraron nada extraño y lo devolvieron a la penitenciaría.

redacción mdz

Nicolás Gilad Gil Pereg en Tribunales

ALF PONCE / MDZ

El caso de Nicolás Gil Pereg sumó un nuevo capítulo en su cinematográfica historia luego de ser trasladado al hospital neuropsiquiátrico El Sauce y haber sido devuelto de allí a prisión por no encontrar motivos para su internación.

El episodio comenzó esta mañana cuando, en plena audiencia con el juez para lograr los beneficios de la “Convención de las Personas con Discapacidad”, el acusado de matar a su madre y su tía y ocultar los cuerpos en su casa se desnudó rasgándose las ropas. La instancia en la cual los abogados defensores esperaban conseguir un beneficio de detención mientras aguardan el resultado de la apelación a la prisión preventiva derivó, de pronto, en el traslado de Gil Pereg al neuropsiquiátrico de Bermejo.

Sin embargo tras el chequeo profesional los profesionales del hospital consideraron que no había motivos para dejarlo internado, por lo que lo devolvieron a la Penitenciaría.

La defensa apela a la discapacidad

“Para nosotros es importante mostrar la personalidad de Pereg: es alguien con discapacidad", explicó en la audiencia el defensor particular Maximiliano Legrand, que ya se había expresado en términos similares a fines de marzo.

Los letrados de Pereg habían sostenido que las condiciones de detención del único acusado por el crimen de las dos mujeres se habían agravado. Argumentaron en su momento que en la cárcel lo bañaron sin su autorización y dado que padece una fobia que le impide higienizarse esto es violatorio de sus derechos.

El pasado 12 de marzo se viralizó un video filmado por los penitenciarios donde se lo mostraba al acusado desnudo en la celda e imitando los sonidos de un gato. A partir de allí, la defensa del israelí presentó un habeas corpus pidiendo su traslado al hospital El Sauce, argumentando que en el penal de San Felipe no sabían cómo tratar su cuadro psiquiátrico. Sin embargo, dos días después, el juez Federico Martínez, lo rechazó.

El caso

Pyrhia Sarusi (63) y su hermana Lily Pereg (54) fueron vistas con vida por última vez el 12 de enero en la casa de Gil Pereg (36), situada en la calle Roca al 6.000 de Guaymallén, y el 26 de enero la Policía Científica encontró los cuerpos de las dos hermanas tapados con piedras y tierra en un sector del predio.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?