Caso Cielo López: la autopsia y el sospechoso que fue descartado

Los investigadores se encuentran abocados a reconstruir las últimas horas con vida de la joven. Un joven con el que mantuvo una discusión en las horas previas a su desaparición fue investigado, pero aportó una coartada creíble y y fue descartada su participación.

Redacción MDZ

La mendocina Cielo López (18) apareció descuartizada en la localidad neuquina de Plottier. Ayer se realizó una marcha pidiendo justicia por la joven.

La investigación por el femicidio de Laura Cielo López, la mendocina de 18 años que apareció descuartizada en Neuquén, se enfoca por estas horas en descartar posibles sospechosos y reconstruir las últimas horas con vida de la adolescente.

Lo último que se sabe de la joven es que estuvo cursando en el CPEM 8 de la localidad neuquina de Plottier hasta las 23 del jueves. La joven asistía al turno nocturno del establecimiento educativo. Lo que llamó la atención de los investigadores es que sus compañeros declararon que Cielo se retiró 20 minutos antes del horario de salida, pero nadie pudo precisar el motivo.

Según consigna el diario Río Negro, lo mismo sucede con su celular, que fue utilizado por última vez a la 1 de la mañana del viernes para enviar un mensaje, o para hablar con alguien. Pero no se sabe si todavía estaba en su poder. El viernes a la mañana ya no contestó los mensajes familiares y el celular daba apagado cada vez que la llamaban. 

En este sentido, el primer sospechoso apuntado por los investigadores fue un joven con el que Cielo tuvo una discusión por chat en los momentos previos a su desaparición. Los investigadores lo ubicaron rápidamente y el muchacho entregó su teléfono y ofreció una coartada para descartar cualquier tipo de participación en el crimen de la joven.

La autopsia a los restos del cuerpo de la joven tampoco ayudó a avanzar en la investigación, a raíz de que fue imposible determinar la causa de muerte de Cielo y habrá que esperar una serie de estudios complementarios.

Lo que llamó la atención de los investigadores fue la precisión de los cortes practicados al cadáver, que dan cuenta de que puede tratarse de alguien con experiencia en trozar animales

El cráneo de la joven, por su parte, presenta dos traumatismos, uno frontal y otro trasero, “como si fuera un golpe y contragolpe”, indicaron.

Los investigadores encabezados por el fiscal jefe Agustín García procuran reconstruir cómo fue el día previo a la desaparición de Cielo. La noche del miércoles 11 y la mayor parte del jueves 12, Cielo estuvo en la casa de su hermana Melisa.

A las 17 del jueves, su cuñado y su sobrino la llevaron hasta la casa de su padre en el barrio Los Aromos, cruzando toda la ciudad de norte a sur. A las 19.15 la joven ingresó a cursar el secundario en el CPEM N° 8.

A partir de allí comienza a nublarse la historia, porque la fiscalía entrevistó a una docena de testigos y, entre ellos, algunos pudieron confirmar que la chica entró a clases, pero no se sabe por qué motivo se retiró 20 minutos antes del horario de salida.

A las 10 de la mañana del viernes notaron que el celular de Cielo estaba apagado. Se suponía que debía ir a la casa de su padre, donde convivía además con otra hermana y su sobrino, pero nunca llegó al lugar.

Con respecto al lugar donde se encontraron los restos de la joven, a orillas del río Limay, el paraje se encuentra entre 10 y 15 kilómetros de distancia del CPEM donde la joven fue vista por última vez.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?