La Suprema Corte confirmó la prisión preventiva para la monja Kumiko

La Suprema Corte confirmó la prisión preventiva para la monja Kumiko

El máximo tribunal de la provincia decidió que la acusada por los abusos en el Instituto Próvolo de Luján de Cuyo seguirá presa. Semanas atrás, la defensa planteó la nulidad del proceso en su contra. Además de la religiosa, hay otras 8 imputadas en la causa.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

La monja Kosaka Kumiko, que enfrenta junto a otras 8 mujeres el llamado "segundo juicio" por los abusos sexuales en el instituto para niños hipoacúsicos Antonio Próvolo de Luján de Cuyo, seguirá detenida. Así lo confirmó este viernes la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, luego de un recurso de casación planteado por la defensa de la religiosa.

El fallo, que lleva las firmas de los ministros de la corte María Teresa Day y Julio Gómez, más la rúbrica de la jueza de cámara Silvina Miquel, especifica algunas razones para mantener a la acusada privada de su libertad

Es que la defensa había planteado, por ejemplo, que los plazos de prisión preventiva que ha cumplido Kumiko exceden los máximos previstos por la Ley. Ante eso, la Corte explicó que el cálculo de los tiempos en prisión deben realizarse de forma independiente por cada uno de los hechos que se investigan.

O sea que no debería computarse el total de días a la sombra, sino cuánto pasó detenida en cada una de las oportunidades en las que se le dictó la prisión. La legislación indica que un acusado no podrá pasar más de dos años en preventiva, con prórrogas sólo en casos excepcionales.

Otros motivos

Entre otros argumentos, los jueces subrayaron además que debe tenerse en consideración "el efecto que tendría la libertad de la acusada en los denunciantes, quienes habrían sido víctimas de abusos sexuales por un espacio temporal de ocho años y mantuvieron silencio durante –en algunos casos– hasta trece años".

Días atrás, hubo planteos de nulidad del juicio, pero esos reclamos fueron denegados.

La monja japonesa Kumiko Kosaka está acusada de abuso sexual agravado y corrupción de menores y es la única del grupo que permanece encerrada. El resto de las mujeres que se sientan en el banquillo son: Graciela Pascual, licenciada en Trabajo Social y representante legal del instituto; la monja Asunción Martínez; la psicóloga Cecilia Raffo; la cocinera Noemí Paz; y las directoras del instituto Gladys Pinacca, Valeska Quintana, Cristina Leguiza y Laura Gaetán.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?