Proyectos frente al aeropuerto no pueden arrancar porque les roban todo

Proyectos frente al aeropuerto no pueden arrancar porque les roban todo

Se trata de emprendimientos que quieren ofrecer servicios adicionales y asistencia a los viajeros. A pesar de que intentaron algunos avances, les han llevado hasta las rejas. Ya van tres cierres que pierden. Lo notable es que casas cercanas han hecho construcciones usando los materiales arrebatados.

Facundo García

Facundo García

La sensación de que cuesta asomar la cabeza. La idea de que cualquier mejora será respondida con una agresión. Eso es lo que sufren algunos que se animaron a soñar que frente al aeropuerto, sobre Acceso Norte, era oportuno organizar un polo de servicios. Y es que ya van por lo menos tres cierres que les destruyen. Cualquier cosa que haya en los predios, por mínimo valor que tenga, desaparece en cuestión de días.

"Hasta el guarda que habíamos contratado se terminó yendo porque le sacaron todo de la garita, incluyendo la garrafa", se lamenta Eduardo Bonadeo. El hombre se ilusiona con poner un emprendimiento en ese sector de Las Heras¿podrá?

Al lado, su socio intenta erigir una zona donde resguardar y lavar los vehículos -autos, combis- que llegan a la terminal aeroportuaria desde otras localidades. Pero a ambos los ladrones los han dejado "desplumados". Y lo llamativo es que los dos predios están justo enfrente del aeropuerto: la puerta de entrada de los visitantes de todo el mundo hacia la provincia. 

El Plumerillo desplumado

Hace alrededor de 5 años, los socios quisieron hacer el primer cierre de los predios. Pusieron postes olímpicos y tela romboidal. No quedó nada

"Se robaron el cierre de alambre completo".

Al año siguiente, se decidieron por colocar placas de cemento, primero lisas y luego un poquito más elegantes. A los tres meses varios desvergonzados sacaron las placas y se las llevaron a sus casas

"Los de 2019 eran unos bloques que simulan ladrillo. Si vos te fijás, se los llevaron tipos que viven por acá, porque desde afuera se ve que los han usado para sus construcciones", se queja Eduardo. 

Las placas a medio quitar.

Y ponga lo que ponga, Eduardo sabe que se lo van a sacar. "Al lado de esto, el Lejano Oeste es un poroto", considera. 

El cierre de 2019, que también "voló".

"Ahora incluso se llevaron también unas rejas que habíamos puesto en el perímetro", relata el entrevistado, con el apuro de quien conoce cómo concluye la secuencia. "Las autoridades nos piden que invirtamos -resume-, pero no podés asegurarte ni siquiera un ladrillo que pongas".

El último cierre era de cemento y metal. Nótese cómo las imágenes muestran que los hierros fueron arrancados masivamente utilizando una amoladora: 

Como se ve, no quedó ni una reja.

La novedad más reciente, ya con aroma a final, es que los ladrones han comenzado a levantar las chapas del portón, tal como se aprecia en el video que cierra este artículo.

Eduardo se despide: "Hemos hablado con un soldador, a ver si puede reforzarlo. Sin embargo entre el cierre del aeropuerto para el turismo y que nos han pelado todo, se hace muy complicado dar pasos hacia adelante".

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?