El detectivesco camino para recuperar una bici robada en zona este

El detectivesco camino para recuperar una bici robada en zona este

Un sujeto fue a inflar las ruedas de una bicicleta y el bicicletero sospechó. Ese fue el comienzo de una búsqueda que implicó a un hombre víctima de robo, una mujer estafada y un ciudadano de Colombia que iba por la ruta 7 y está detenido como sospechoso. Así se reveló la trama.

Facundo García

Facundo García

Fue una de esas historias enredadas que se dan en el interior de la provincia, donde para los que no son del pago "nunca pasa nada". Sin embargo, pasan muchas cosas. Esto ocurrió en La Paz, el 5 de enero al mediodía. Bajo el sol que pega duro, un hombre llegó a una bicicletería de la calle Galigniana con una bici negra rodado 29 que llevaba vistosas calcomanías rosadas con la marca de otra bicicletería, ubicada de San Martín.

Esto último llamó la atención del bicicletero paceño, que se comunicó con su colega sanmartiniano para preguntarle si le habían vendido al sujeto ese rodado recientemente. El otro le contestó que no, pero que había visto una publicación en las redes donde se denunciaba el robo de una bici con esas características en un patio del Hospital Perrupato. 

O sea que la bici robada en el Perrupato ahora estaba en La Paz. En tanto, el primer sospechoso ya había inflado y se había ido en dos ruedas. ¿Pero era el ladrón? No. De hecho, al rato fue entrevistada Erika (42), quien admitió que la bici había llegado al barrio porque ella se la había comprado a un individuo por ocho mil pesos.

"Me la vendió un hombre que tenía un fuerte acento", habría informado la dama.

La bici en cuestión.

Pedaleando

Todas estas averiguaciones, además, las hacía un oficial inspector que se movilizaba también él en bici, de un lado para el otro y en medio de la tarde, procurando resolver el caso. En un momento vio pasar una patrulla y se subió

Así fue como andando por Ruta 7, a la altura del peaje de La Paz, los efectivos vieron a un sujeto que reunía todas las características que había dado la mujer estafada.

Los sorprendió que se tratara de un ciudadano colombiano de 34 años que rondaba por esa área bastante inhóspita, en pleno verano y en situación de calle. Su nacionalidad, desde luego, es irrelevante; pero no deja de intrigar el modo en que llegó a esa parte de la provincia en épocas de pandemia

Intervino la Oficina Fiscal de La Paz, y trascendió que el sospechoso podría ser imputado por el robo en las próximas horas. 

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com

 

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?