Estrategias y objetivos

Rebelión policial en Buenos Aires: ¿Por qué ahora? ¿Por qué así?

En un acto de desacato que parece salido de otros tiempos, agentes de la Policía Bonaerense se manifestaron hoy para reclamar por mejores salarios. Algunas claves para aportar al debate.

Facundo García
Facundo García martes, 8 de septiembre de 2020 · 19:51 hs
Rebelión policial en Buenos Aires: ¿Por qué ahora? ¿Por qué así?
Kicillof y Berni El gobernador y el ministro tienen adversarios políticos que también mueven sus fichas.

La situación en Provincia de Buenos Aires dista de ser tranquilizadora. La fuerza que se encarga de la Seguridad, nada menos, ha ingresado en una espiral de protestas que se inició esta mañana y podría continuar. Todo esto en la misma semana en que se habla de una supuesta "ola de tomas" en la Patagonia, en tierras bonaerenses y hasta en Cuyo; al tiempo que los contagios de coronavirus crecen y el clima social se enrarece. ¿Pura coincidencia?

"No. Esto es claramente un intento de marcarle la cancha a Kicillof", opinó en diálogo con MDZ el periodista Ricardo "Patán" Ragendorfer, autor de varios libros de investigación, entre ellos el ya clásico La Bonaerense. Ragendorfer dice que la excusa del reclamo salarial "se diluye porque ya en la mañana -e incluso antes- el gobierno provincial anunció que iba a haber una recomposición".

El entrevistado ofrece pistas. El domingo pasado, las cámaras de una cadena de noticias mostraron a Florencia Arietto -abogada penalista y ex funcionaria de Patricia Bullrich- comentando que la situación en el Conurbano Bonaerense era "insostenible". "Incluso -sigue Ragendorfer- esta señora se fue de boca y anticipó que habría algún tipo de rechifle policial".

"Patán" Ragendorfer. Foto: Télam.

Es decir que hay motivos para dudar de la espontaneidad del reclamo. Ampliando el foco, es innegable que las fuerzas policiales parecen ser un espacio de disputa en los conflictos latinoamericanos recientes. "Rafael Correa, por ejemplo, tuvo que enfrentar un gravísimo motín policial con características golpistas. Y la trama que culminó con la caída de Fernando Lugo en Paraguay comenzó con una movilización similar. No descarto que esto tenga un tinte así, aunque la relación de fuerzas todavía no favorece a esos grupos", cierra Patán.

Visto lo visto, las palabras que profirió Eduardo Duhalde hace algunas semanas en el programa televisivo que conduce Alejandro Fantino suenan menos delirantes que entonces. En aquella oportunidad, el ex presidente habló de un posible "golpe de Estado" y de una "guerra civil". Sigue siendo una locura. Pero, a la vez, puede funcionar como llamado de atención.  

Estrategias

Antes de que la desaparición de Facundo Asturdillo Castro (22) introdujera una considerable mácula en su reputación, el Ministro de Seguridad Bonaerense Sergio Berni representaba una opción atractiva para el kirchnerismo desde el punto de vista de la estrategia política. Ante la inminencia de un aumento de la inseguridad post pandemia, el abogado, militar y karateca se mostraba como una carta para salir a las lides electorales "por derecha".

En un episodio del podcast Truco Gallo -que conduce Daniel Tognetti- se difundieron hace unos meses cifras notables: desde el punto de vista de la intención de voto, Berni no perdía a ninguno de los de Alberto Fernández; y atraía a uno de cada dos votantes de Juntos por el Cambio. Hoy esos guarismos son algo diferentes. Queda en evidencia, no obstante, que -más allá de los debates ideológicos- la figura del mediático Berni encarna un potente recurso de márketing.

En ese sentido, la movida de apuntar precisamente contra su liderazgo es lógica política pura. El problema es con qué intenciones y a favor de quiénes. Es factible que en los próximos días, con la espuma más baja, se puedan sacar nuevas conclusiones.

 

 

Archivado en