Las Heras: "Los narcos quemaron nuestra casa y estamos desesperados"

Las Heras: "Los narcos quemaron nuestra casa y estamos desesperados"

Hace un mes, los vecinos de Panquehua oyeron una tremenda explosión en mitad de la tarde. Un incendio consumió la casa de Santiago Alfaro y su familia, y cuando las llamas alcanzaron un auto se produjo el estallido. Ahora, el hombre quiere dar su versión de lo que pasó y pide ayuda a los mendocinos.

Facundo García

Facundo García

El 26 de agosto, un grupo de personas se acercó a la casa de Santiago Alfaro (26), en Panquehua. Tras darle una paliza a él y a su esposa, la turba prendió fuego el lugar. En aquel momento se dijeron muchas cosas. Que había sido un ajuste de cuentas, que sobre Alfaro pesaban graves acusaciones y mucho más. Él tiene otra explicación.

"Todo empezó a fines de 2017 -cuenta Alfaro en diálogo con MDZ-. Me llevaron a una comisaría por averiguación de antecedentes y ya que estaba ahí me dijeron que saliera de testigo en una causa por narcotráfico. Habían agarrado a dos mujeres con cocaína".

Se trataba de dos chicas que, se cree, eran parte de una banda de narcomenudeo conocida como "los wachines" o "los atrevidos", con base en el barrio 26 de enero. "Ahí arrancó mi problema, porque el 12 de junio de este año me llamaron a declarar en la Justicia y las autoridades dijeron que no podía negarme", sigue Alfaro. 

Santiago sospecha que lo que vino después es una represalia por haberse presentado en Tribunales: las acusadas quedaron presas. "Y parece que averiguaron dónde vivía", conjetura. Insistirá a lo largo de la entrevista en que lo único que quiere es vivir en paz

Es que el asunto se puso espeso. A fines de agosto, de hecho, sucedió algo que casi le cuesta la vida.

El estallido

Aquel día de agosto, Alfaro salió a comprar cemento junto a un tío. "Estábamos haciendo obras en la casa para dejarla bonita. Caminábamos tranquilos y en eso, alrededor de las 15, una piba que iba por la calle me empezó a agredir. Se sumó gente, decían que yo la había atacado. Yo corrí a mi casa, me seguían pegando. Incluso uno me quiso acuchillar", relata.

La turba llegó hasta la casa del hombre, sobre calle Fournier, e inició un incendio. "También le pegaron a mi mujer, que quería llamar a la Policía y no la dejaban. Me acusaban de mil cosas y no hay ninguna denuncia", insiste Santiago.

"Estamos durmiendo en el suelo"

Desde luego, la versión de Alfaro es personal. Pero luego de todo lo que se difundió en las redes, y teniendo en cuenta que tanto su esposa Misael como sus hijas Joselin Kiara (3) y Jazmín Michel (7) podrían haber muerto entre las llamas, escucharlo es un deber. La casa quedó incinerada, explotada. Ahora esta familia no tiene ni camas.

Alfaro sigue: "yo no sé por qué ocurrió esto. En el fondo, no sé si se han confundido o si han sido los narcos. Lo único que estamos pidiendo es que nos donen muebles, porque nos quedamos sin nada: estamos durmiendo en el suelo. Y también necesitamos que se analicen las cámaras de la zona, para poder encontrar a los responsables de lo que nos pasó. No puede ser que los vecinos vivan con miedo". Por el incendio intencional ya se radicó una denuncia.

Hoy Santiago está desocupado. Repite una y otra vez que sabe de gastronomía y que trabajará de lo que sea para mantener a sus dos hijas. Por propuestas laborales, se lo puede ubicar en el 2617 03-4497.

  • Para aportes y comentarios puede escribir a fgarcia@mdzol.com

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?