Mató al amante de su mujer y lo prendió fuego delante de ella: "Vas a ver cómo se quema tu macho"

Mató al amante de su mujer y lo prendió fuego delante de ella: "Vas a ver cómo se quema tu macho"

Un caso realmente macabro es el que se investiga en San Juan, donde Glenda Aciar y su concubino Luis Montaño se encuentran detenidos por el crimen de Rubén Quiroga, un hombre que mantenía una relación con la joven de 23 años y fue asesinado y prendido fuego el 26 de mayo.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Un crimen realmente macabro es el que se investiga en San Juan, donde Glenda Aciar y su concubino Luis Montaño se encuentran detenidos por el asesinato de Rubén Quiroga, un hombre que mantenía una relación con la joven de 23 años y fue asesinado y prendido fuego el 26 de mayo.

El hecho se dio cuando Montaño le quitó el chip al teléfono celular de la mujer y se hizo pasar por ella para citar a Quiroga. Cuando el amante llegó al punto de encuentro y vio a Aciar quiso abrazarla, pero apareció Montaño y le partió la cabeza y la espalda con un fierro hasta llevarlo inconsciente a un basural.

Una vez allí Montaño tenía preparado los elementos para encender una hoguera con la que prendió fuego a Quiroga delante de la mujer que estaba en shock y era retenida de la cabellera por su pareja al grito de "Te vas a quedar a ver cómo se quema tu macho".

Glenda Aciar, la mujer que acusa a su pareja del asesinato

No conforme con lo sucedido, Montaño obligó a Aciar a regresar al lugar donde había quemado a Quiroga y le hizo reunir los restos del cuerpo, guardarlos en una caja y llevarlos hasta la casa, donde el violento hombre desatornilló el inodoro y los tiró directamente a fosa séptica.

Finalmente la mujer pudo liberarse de la opresión de Montaño y denunció lo sucedido, argumentado además que viene siendo víctima de violencia de género desde hace mucho tiempo. "La agredía constantemente por cualquier motivo, la maltrataba y hasta la llegaba a patear en el suelo", dijo el abogado de Aciar a Tiempo de San Juan.

Rubén Quiroga, el hombre asesinado

Durante los días que el crimen se mantuvo oculto, Montaño siguió castigando a Glenda Aciar por la infidelidad y la obligó a que se cortara el pelo. “Creemos que Glenda también pudo ser asesinada si no hacía lo que Montaño le pedía", agregó el abogado de la mujer que intenta probar que ella fue forzada a participar del macabro crimen.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?