"Lo quiero muerto": acusan a un hombre de abusar de su hija

"Lo quiero muerto": acusan a un hombre de abusar de su hija

Las redes sociales publicaron hoy la información de un hombre que habría abusado de su hija y fue liberado por "desahogo sexual". Los vecinos quisieron incendiar la casa y la justicia investiga unos audios que serían la única prueba.

MDZ Sociales

MDZ Sociales

Un hombre de 30 años fue acusado de abusar de su hija de seis años y luego fue liberado. A partir de ahí comenzaron a circular en las redes sociales que esa liberación correspondía a que se le atribuía un “desahogo sexual”, lo que puso a los usuarios en pie de guerra.

Además, se viralizaron audios del acusado donde supuestamente cuanta como violó a la niña. El contenido es no apto para todos:  “Le dije bueno ‘hija, vení, que acá está el chupetín'”, dice en un mensaje.

Antes de las 14:40, “Desahogo sexual” tenía más de 74 mil tuits, y uno de los que lo utilizaron como hashtag logró que su contenido sea reproducido 20 mil veces.

La realidad es que el caso existe y está en la UFI N°3 de Esteban Echeverria, especializada en la temática. Desde allí informaron que el acusado no fue liberado por ningún juez por “desahogo sexual”, y de hecho agregaron que nunca fue detenido.

Fuentes policiales comentaron que el jueves pasado fueron al domicilio del acusado por un “conflicto entre vecinos” que se originó por la viralización de los audios.

Quien dio a conocer el caso fue una vecina que publicó las grabaciones en Instagram, donde el sospechoso daba detalles de como había sido el abuso.

Los vecinos reconocieron la voz del acusado y se apostaron en la casa. Ahí fue cuando llegó la policía y se llevó al sospechoso. Luego llamaron a la madre de la niña que aseguraba estar al tanto de los audios pero que no sospechaba de ningún abuso contra la pequeña, aunque sí reconoció que la voz del audio corresponde al padre de la menor.

El expediente pasó de Esteban Echeverria a San Fernando, donde ocurrido el hecho, para volver a Lomas de Zamora que comenzó los reconocimientos. A primera inspección, no hay signos de abuso.

Ante la viralización de la información de su liberación, “desahogo sexual” comenzó a competir con otro hashtag: “lo quiero muerto”. Y varios vecinos indignados quisieron incendiar la casa del acusado.

Desde la fiscalía señalaron que la única prueba son los audios, y que la investigación recién comienza. Hay que peritar las grabaciones para asegurar que sea él y entrevistar a la madre y a la menor.

La joven que comenzó los posteo los borró. Según informó al portal Infobae, solo es una vecina y es amenazada por allegados a la madre de la nena. Es acusado, por su parte desapareció.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?