"La amiga": peligrosa estafadora que dice vender autos y roba dinero

"La amiga": peligrosa estafadora que dice vender autos y roba dinero

Varias personas denuncian haber sido víctimas de un engaño relacionado con la venta de vehículos. La organización cuenta con una página web que simula ser de una concesionaria. Pero la trampa mayor está en la "atención al cliente", donde una amable señorita pide datos sobre la tarjeta de crédito.

Facundo García

Facundo García

Ricardo quería cambiar el auto y no sabía por donde empezar. Entonces googleó el modelo que le gustaba y dio con una página web que parecía seria. Tenía fotos, direcciones, teléfonos de contacto. De hecho, llamó al número que figuraba ahí. Fue su primer paso hacia el abismo.

En aquella llamada inicial, el hombre contó que quería canjear su coche por un Chevrolet Onix "poniendo la diferencia". Del otro lado de la línea le doblaron la apuesta: le dijeron que no estaban trabajando ese modelo, pero que analizando "su puntaje bancario" le ofrecían un modelo mejor -¡y cero kilómetro!-, tasándole el coche usado a un precio inmejorable.

—Lo voy a pensar...suena interesante— dijo Ricardo haciéndose el negociante. Al rato, empezó a recibir más "explicaciones" en mensajes de Whatsapp. "Le escribía una chica amorosa, muy amable y simpática, que incluso invitaba a googlear su perfil para que viéramos que era todo legal", contó a MDZ una sobrina de la víctima.

Primer pago

La cuestión es que el señor respondió los mensajes y se fue convenciendo, hasta que la "vendedora" le pasó el detalle del presupuesto y le pidió que depositara una seña de 37.000 pesos para reservar el rodado. Ricardo lo hizo y le pareció muy conveniente, por lo que le sugirió a su sobrina que contactara a la misma compañía.

"Yo empecé a dudar cuando le dijeron que para tasar su auto usado alcanzaba con enviar una foto. Ahí me di cuenta de que era un engaño, ¿cómo te van a tasar el auto mirando una imagen de Whatsapp?", relata la sobrina.

Final abierto

Mientras, la vendedora amable insistía con el contacto a través de mensajitos. "Hola Richard, ¿cómo va? Mirá, acá en Buenos Aires estamos en aislamiento, pero tenemos un convenio con una concesionaria de Mendoza, no te preocupes", se atajaba.

"Alguien se está haciendo pasar por vendedora de nuestra concesionaria"

A esa altura, la sobrina de Ricardo ya no creía nada. Buscó la página oficial de la concesionaria en Buenos Aires, preguntó acerca del plan que le habían ofrecido a su tío y escuchó la triste respuesta: "sí, ya sos la tercera persona que llama. Hay alguien haciéndose pasar por representante nuestra".

Al cierre de esta nota, la estafadora sigue mandándole mensajes a Ricardo, pero él ya no le deposita más dinero. Será difícil que recupere lo que perdió. Él se consuela pensando que estas líneas servirán para advertir a los lectores de MDZ sobre el peligro que representa la delincuente.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?