El ladrón de la zapatería murió de un infarto y se desconoce quién era

El ladrón de la zapatería murió de un infarto y se desconoce quién era

El sujeto que quiso asaltar una zapatería en la mañana de ayer falleció por un paro cardíaco. Así lo demuestran las pericias de las últimas horas. En cambio, el nombre del muerto sigue siendo un misterio. Conocé el resultado de la autopsia.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

En la mañana de ayer, Juan Muglia vio que un delincuente ingresaba con un arma de fuego a su zapatería del barrio porteño de Flores. Al principio parecía un cliente más, pero después comenzó a amenazarlo. Y en vez de obedecer a las órdenes, la víctima del asalto se resistió y se inició un forcejeo. En cierto punto de la disputa, el ladrón sufrió un paro cardíaco y murió. Este detalle pudo confirmarse en las últimas horas luego de que se difundiera el resultado de las primeras pericias. Lo que aún es un misterio es la identidad del fallecido.

Es decir que se sabe cómo murió, pero no cómo vivía. Entre los pocos datos que hay, trascendió uno que ofreció el propio zapatero, quien recordó que días atrás el mismo individuo -de entre 65 y 70 años- había ingresado como cliente al local ubicado sobre Membrillar 25, a metros de la esquina con Rivadavia.

El resto son conjeturas.

Ni el tiro del final

El informe de la autopsia puntualiza que el asaltante murió por "congestión y edema pulmonar, cardiopatía hipertrófica dilatada". Le falló el corazón: debe haber sido el disgusto que le causaba ese robo fuera de control. 

Según comentaron allegados al comerciante, "Juan agarró el arma que tenía el ladrón por el lado del cañón. El revólver se disparó y le produjo una herida en la mano (a Juan). Lucharon hasta que este señor dejó de pelear, Juan salió del local con el arma y pidió ayuda, mientras que el delincuente quedó en el interior".

Así estaba el zapatero tras el incidente. Foto: Perfil.

Cuando llegaron los pesquisas, se encontraron con que el veterano delincuente no cargaba ninguna documentación que acreditara su identidad. Las posesiones que portaba eran una bolsa de tela, una navaja y el calibre 32 largo que le arrebató su oponente. De poco le servirán esos objetos en el futuro.

Interviene la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 37.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?