Lo acusaron de abuso, pasó más de un año preso y luego lo sobreseyeron

Lo acusaron de abuso, pasó más de un año preso y luego lo sobreseyeron

Un hombre fue acusado de abusar de un niño de cinco años. Lo encerraron en un penal mendocino. Pero esta semana una jueza lo liberó por considerar que no había elementos para elevar la causa a juicio.

Facundo García

Facundo García

El albañil Néstor Armando Garrido Jofré (44) acaba de pasar el peor año y medio de su vida. Días más o menos, ese fue el lapso que pasó privado de la libertad, acusado de abusar sexualmente de un niño de 5 años. Pero esta semana la Jueza Carolina Rivera dictó su sobreseimiento por entender que el hecho investigado no sucedió.

La denuncia se hizo en 2018. Según la ex pareja de Garrido, Verónica O.F., el 26 de diciembre por la tarde ella fue a comprar junto a su hija. Al volver, uno de sus hijos —que se había quedado en la casa del Barrio Huarpes II (Godoy Cruz) junto al hombre— le contó que este lo había violado. La mujer llevó al nene el Hospital Notti, pero los médicos no notaron que tuviera indicios físicos de haber padecido un abuso. 

A partir de ahí se multiplicaron las acusaciones, pericias y disputas. Se dijo que hubo al menos 3 abusos. La fiscal Virginia Rumbo lideró la pesquisa y en febrero de 2019 Garrido fue detenido y llevado a la cárcel, aunque él insistía con su inocencia. 

Se realizaron pericias y hasta una cámara Gesell donde el nene insistió en que había sido penetrado. Sin embargo -y así lo subrayó la defensa de Garrido, representada por Cristian Vaira Leyton y Agustín Magdalena-  a lo largo de la causa se conocieron muchos episodios en los que el nene había mentido o mostraba un comportamiento hipersexualizado, incluso un año antes del supuesto episodio.

Una acusación así no es fácil de sobrellevar entre los muros de un penal

Las hermanas del nene creían su versión, al igual que la madre y el Ministerio Público Fiscal. Mientras, el denunciado esperaba tras las rejas, acusado de abuso sexual doblemente agravado por su calidad de cuidador y por tratarse de un menor. Una imputación nada fácil de llevar entre los muros de un penal.

Magdalena y Vaira Leyton.

Un giro total

Se pidió la elevación a juicio y este martes la jueza Rivera oyó a las partes.La defensa argumentó que no había elementos para afirmar que se habían producido los hechos denunciados, y señaló algunas contradicciones en el relato del menor. En suma, opinaron que después de varias pericias y análisis, se trata de "un niño que miente"

Por su parte, la jueza coincidió en que no había pruebas para sostener la acusación y realizar la elevación a juicio. Según su perspectiva, "un menor que ha pasado por situaciones así de traumáticas suele estar más afectado. Pero no se advierte en ningún momento que este menor sienta miedo o angustia".

Por otro lado, la magistrada consideró que las declaraciones del niño habían ido cambiando con el tiempo y, por tanto, entendió que no había elementos suficientes para elevar la causa.

Esta decisión podría ser cuestionada por la fiscalía. "Y entre tanto, este hombre tiene que ver cómo va a rehacer su vida, porque perdió el trabajo, pasó ocho meses en la cárcel y varios más en domiciliaria, por no hablar del estigma que carga", le contó a MDZ uno de los defensores, el abogado Agustín Magdalena.

En los próximos meses se esperan más novedades en la causa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?