Vecinos de Chacras indignados por ola de robos

Vecinos de Chacras indignados por ola de robos

Desde que comenzó el aislamiento, los delincuentes aprovechan la poca afluencia de gente para hacer de las suyas. Dicen que el barrio nunca fue tan inseguro. A algunos, de hecho, les han robado varias veces.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

La desolación de algunas calles en Chacras de Coria (Luján) hace que el aislamiento se convierta en una época propicia para los delincuentes. Y los vecinos del barrio dicen estar hartos de que les roben en casas y comercios "como si fuera tierra de nadie".

La violencia también preocupa. Aquellos tiempos en que el barrio era apacible y manso parecen cada vez más lejos. El 25 de abril, en plena cuarentena, tres personas hicieron un asado dentro de un boliche cerrado y uno de los asistentes terminó atendido en el hospital con cinco puñaladas

Días antes se había visto otra postal ajena a la reputación tranquila que supo ganarse esa zona de Luján. El 16 de abril varios delincuentes asaltaron una casa de familia y escaparon de la Policía en una persecución casi cinematográfica que por suerte terminó sin muertos. "Usaban una modalidad que se repite en el departamento. Se hacen pasar como policías, muestran papeles de allanamiento truchos y cuando les abren la puerta se llevan todo", explicó a este diario una fuente judicial.

Y no son casos aislados.Varios vecinos juran que desde que empezó la cuarentena les han entrado a robar no una sino varias veces. "Están confiados porque hay menos gente por la calle", analiza Aída, una vecina "de toda la vida", mientras señala el local Simon, en Jorge Newbery y Mitre. Allí -muy cerca de la Plaza de Chacras- funciona una barbería que se quedó sin máquinas para cortar el pelo luego de que dos maleantes se llevaran eso y varias prendas de ropa el 7 de abril.

¿Falta de recursos? ¿Zona liberada? No se sabe. Lo concreto es que la lista de incidentes crece y crece. El 4 de abril le tocó a un supermercado: en la madrugada un sujeto rompió una pared y escapó caminando, lo más campante, con varias bolsas de mercadería que sacó del comercio. Eso fue en la calle Viamonte al 5000. 

El delincuente hizo un boquete y escapó caminando.

En tanto, dos veces ingresaron a la casa de un señor que vive sobre calle Larrea, a escasas 3 cuadras de la comisaría local. Son expresiones de un fenómeno que quizá sea mucho mayor, ya que -aseguran los vecinos- innumerables hechos delictivos no son denunciados porque implican una "pérdida de tiempo". "Y las cosas, la mayoría de las veces, no las recuperás".

 


 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?