Privados de la libertad: ¿quiénes pasarán a domiciliaria?

Privados de la libertad: ¿quiénes pasarán a domiciliaria?

En Mendoza viven unos 400 detenidos enfermos o muy mayores que podrían cumplir condena en sus casas. Pero hay dudas sobre la situación de los pacientes mentales y los ancianos, que siguen encerrados en hospitales y geriátricos. Todos representan grupos de riesgo frente a la pandemia de coronavirus.

Facundo García

Facundo García

Para evitar que se contagien de Covid-19, algunos presos muy mayores o enfermos están pasando a cumplir prisión domiciliaria. ¿Y los locos encerrados en los hospitales? ¿Y los viejos que no pueden salir de los geriátricos? 

El 21 de marzo, Xumek -una organización que defiende los derechos humanos- presentó un habeas corpus colectivo para solicitar que se contemple la situación de todas las personas privadas de la libertad en Mendoza, considerando que la pandemia de coronavirus implica un gran riesgo para estos ciudadanos. Doce días después, los efectos del escrito se hacen sentir, aunque persisten grandes dudas.

Donde más se ha hecho sentir la nueva realidad es en las cárceles. Si por un lado la urgencia sanitaria obligó a las autoridades a suspender las visitas, se intentó responder -en sintonía con el pedido de Xumek- habilitando el uso de celulares para que el contacto entre las familias y los internos no se interrumpa. Todavía no se conocen del todo los protocolos que se utilizarán en ese sentido, y de hecho esta semana un gendarme fue sancionado por ingresar teléfonos de modo irregular. Pero la medida está.

Fuentes judiciales anticipan que los internos irán pasando a domiciliaria "en tandas"

Y varios internos pasarían a domiciliaria. Entre los alrededor de 400 detenidos que por sus condiciones de salud o su edad integran el "grupo de riesgo" se analizará caso por caso: esos presos serán controlados, pero en sus domicilios. No es una medida solo de Mendoza: se aplica en otras provincias y de hecho en países europeos se ha seguido el mismo criterio. La meta es priorizar la Salud disminuyendo el peligro que implica mantener a esta población vulnerable en condiciones que no son las mejores.

Por otra parte, ayer se supo que por lo menos 8 jóvenes que estaban alojados en la Dirección de Internación Juvenil (ex COSE), condenados por delitos no graves, pasaron a cumplir sentencia en sus hogares bajo supervisión de las autoridades. Una novedad que, como las anteriores, sigue directivas de la ONU, la Corte Suprema de la Nación y la Justicia Provincial.

"Estas personas están privadas de la libertad para moverse, no del derecho a la Salud" (Gonzalo Evangelista, Director Ejecutivo de Xumek)

La idea es que estas medidas de emergencia se mantengan durante lo que dure la cuarentena. Sin embargo, según comentó a MDZ Gonzalo Evangelista -el Director Ejecutivo de Xumek- todavía hay grandes interrogantes, especialmente en lo que se refiere a los enfermos mentales y los mayores que no pueden valerse por sí mismos. "Recordemos que ellos, por distintas razones, están privados de su libertad ambulatoria, pero como ciudadanos siguen teniendo derecho a la salud", explicó el abogado.

Según destacó Evangelista, Xumek se contactó con el Procurador de las personas privadas de la libertad en Mendoza, Luis Romero, para solicitarle que efectúe inspecciones en hospitales y geriátricos, con el objetivo de evitar las numerosas muertes que produjo el Covid-19 sobre estas poblaciones en otras latitudes. "Por ahora -informó Evangelista- no hemos tenido novedades respecto a estos dos grupos".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?