Picada mortal: 10 años de prisión para Colaiacovo

Picada mortal: 10 años de prisión para Colaiacovo

Javier Colaiacovo (30) fue condenado este martes por conducir ebrio y a gran velocidad durante un choque ocurrido el domingo 27 de enero de 2019. El siniestro le costó vida a Marianela Pulitti (26).

Facundo García

Facundo García

Javier Colaiacovo (30) fue condenado este martes a 10 años de prisión por provocar el accidente fatal ocurrido el 27 de enero de 2019 en Las Heras, en el que murió Marianella Pulitti (26).

La jueza Nancy Lecek no tuvo contemplaciones. Decidió mantener la calificación de "homicidio simple con dolo eventual" al entender que Colaiacovo se pudo representar las consecuencias de sus acciones y no le importó seguir con su conducción imprudente.

Cabe recordar que el joven manejaba a gran velocidad y alcoholizado al momento del hecho. A ello hay que sumarle que, poco antes del siniestro, la Policía le había efectuado una multa tras realizarle un test de alcoholemia. Por último, en los segundos previos al impacto, el hombre había pasado un semáforo en rojo.

La semana pasada, los fiscales de Tránsito Darío Tagua y Liliana Giner pidieron 12 años de prisión para el acusado, mientras que los defensores de Colaiacovo, Juan Day y Francisco Diez, solicitaron que se cambiara la calificación a "homicidio culposo agravado" y la condena fuera de 3 años.

A pesar del interesante alegato de Day, la jueza parece haberse inclinado por la postura de la Fiscalía. Y su decisión pesa: a partir de ahora, quienes puedan llegar al banquillo deberían estar inquietos. La condena sienta precedente para otros casos a los que se les podría aplicar el mismo criterio.

Así quedó el rodado tras el choque.

Las pruebas

Entre las pruebas tomadas en cuenta para condenar a Colaiacovo, el informe de Policía Científica indicó que la madrugada del 27 de enero de 2019 la iluminación era buena, la calzada estaba seca y el tiempo despejado. Por las características de los restos, se calcula que el Volkswagen Vento -modificado especialmente para correr picadas- se desplazaba a una velocidad de entre 123 y 151 kilómetros por hora.

Además, en el expediente figuran algunas conclusiones de una encuesta ambiental que se realizó en el barrio donde reside Colaiacovo. En la foja 79 consta que Ángela Videla, una vecina, declaró que el hombre “siempre circulaba alcoholizado”.

El 27 de enero de 2019, Colaiacovo, la víctima fatal y otro amigo habían ido a bailar al boliche Pecados de Lavalle. Cuando regresaban, el auto del joven fue detenido en un control policial. Como Colaiacovo dio positivo en el control de alcoholemia, le retuvieron el carnet, pero dejaron que manejara su amigo, quien habría estado por debajo del máximo permitido (0,5 gramos de alcohol en sangre).

Sin embargo, cuando llegaron al Acceso Norte, Colaiacovo comenzó a molestar a su amigo tirando el freno de mano para que lo dejara volver a manejar. Fue entonces cuando el ahora condenado se volvió a poner al volante y terminó chocando contra un poste de luz a gran velocidad. Marianella Pulitti, que iba en el asiento del acompañante, murió en el lugar a raíz de la violencia del impacto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?