Caso Florencia: los momentos más importantes de una jornada clave

Caso Florencia: los momentos más importantes de una jornada clave

Este martes hubo avances. Por un lado, un fiscal recorrió a pie la distancia entre la escena del femicidio y la comisaría más cercana: tardó sólo cuatro minutos y medio. Por otro, se confirmó la prisión preventiva para el principal sospechoso. Declaraciones e imágenes exclusivas.

Facundo García

Facundo García

Este martes se produjeron importantes avances en las diversas causas que se abrieron tras el femicidio de Florencia Romano (14). Por un lado, desde las 10 de la mañana se concretó una inspección ocular en el pasaje Berra, de Gutiérrez (Maipú). Un fiscal, junto a los abogados de la querella, comprobaron que se tarda solo 4 minutos 38 segundos en caminar desde la casa del principal sospechoso, Pablo Arancibia (33), hasta la seccional más cercana. Asimismo, durante la tarde se confirmó que Arancibia seguirá en prisión preventiva y que su pareja, Micaela Méndez (27), está oficialmente desvinculada del crimen, aunque será citada como testigo.

La inspección ocular de la mañana tuvo que ver con la causa penal contra la efectiva Soledad Herrera, quien atendió el llamado al 911 el día en que mataron a Florencia. Puntualmente, se intentó dilucidar cuánto hubiese tardado la Policía en llegar al lugar del hecho, en caso de que el pedido de auxilio que ingresó a las 18.58 hubiera recibido una respuesta adecuada (cosa que no sucedió).

A paso lento, el fiscal de Delitos No Especializados Jorge Calle y los abogados querellantes Cristian Vaira LeytonAgustín Magdalena y Lucas Colucci se desplazaron desde Berra y Padre Vázquez -donde vivía el imputado- hasta una comisaría cercana. Al finalizar el breve trayecto, Vaira Leyton y Colucci compartieron las siguientes apreciaciones:

(Era) un lugar tranquilo

En estas semanas, el pasaje Berra tiene probablemente más movimiento que durante toda su historia anterior. Las cámaras de los reporteros recorren sus pocos metros de arriba para abajo, atentas a cada detalle. Lo que sigue es el registro de una corta expedición hasta la puerta de la vivienda en la que residía el principal sospechoso del crimen.

Hasta allí llegó la víctima en la tarde del ataque:

En uno de los laterales, el viejo BMW de Arancibia -es un modelo 98´- está destruido. Cuentan que una noche varias personas se acercaron y golpearon al vehículo por todas partes, destrozando los vidrios y la chapa. Cada tanto, un gato blanco entra y sale de la chatarra:

Prisión preventiva

Durante la tarde, el foco se trasladó a Tribunales, donde el juez Fernando Martínez dictó la prisión preventiva para Arancibia, al tiempo que sobreseyó a su pareja, Micaela Méndez, por considerar que la joven no tuvo que ver con la muerte de Florencia. 

En similar situación quedó un informante clave, Aldo Gallardo, quien ayudó a Arancibia a descartar el cadáver creyendo que lo que estaba tirando era un perro muerto. En sintonía con las pruebas que aportó la fiscalía, Gallardo fue desvinculado del femicidio, y cuando tuvo que hablar se vio que estaba muy afectado.

Desde el penal, Arancibia escuchaba y de vez en cuando jugaba con un barbijo. Su pantalla -la audiencia se realizó de forma remota- lo mostraba con una remera blanca que ocasionalmente arremangaba a la altura del hombro. En el frente de la prenda se leía: All we have is now (todo lo que tenemos es el ahora"). 

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?