Caso Florencia: así fue el crimen para la Fiscalía

Caso Florencia: así fue el crimen para la Fiscalía

Este mediodía se celebra la audiencia en la que el juez Fernando Martínez deberá decidir si confirma la prisión preventiva de Pablo Arancibia (33) y si acepta el sobreseimiento de Micaela Méndez (27).

Facundo García

Facundo García

Este mediodía se llevó a cabo a través de videoconferencia la audiencia de prisión preventiva para definir la situación de Pablo Arancibia (33) y de su pareja, Micaela Méndez (27). Ambos llegan imputados como coautores del femicidio de Florencia Romano (14), pero la fiscal de Homicidios Claudia Ríos solicitó el sobreseimiento de Méndez al considerar que hay pruebas suficientes para desvincularla del crimen.

El juez Fernando Martínez será quien decida si acepta el pedido de sobreseimiento y si confirma la prisión preventiva para Arancibia. La fiscal Ríos solicitó la prisión preventiva y un embargo de $500.000 sobre el principal acusado.

Ríos también solicitó el sobreseimiento de Gallardo, el informante que se presentó de manera espontánea y contó que Arancibia le pidió ayuda para deshacerse de "un perro muerto" cuando arrojaron el cuerpo de Florencia.

Arancibia se conectó a través de Zoom y aseguró que está en tratamiento psiquiátrico hace tiempo, que toma pastillas y que sufre cuadros de ansiedad y depresión.

Los detalles del crimen

En medio de la audiencia, la fiscal Ríos desarrolló la hipótesis de la Fiscalía sobre cómo se produjo el femicidio de la adolescente. 

"Aproximadamente a las 18.58 del sábado 12 de diciembre, Arancibia atacó a Florencia con golpes de puño causándole un traumatismo craneoencefálico y luego le provocó una asfixia mecánica (la ahorcó), para finalmente prender parte de su cuerpo con combustible", remarcó Ríos.

En este sentido, la fiscal indicó que Arancibia y Florencia se reunieron a las 12.51 y cerca de las 15 ella puso un estado de WhatsApp junto al hombre en el que decía que estaba con "el tío más piola". Luego la joven le escribió a una amiga anticipando que a la noche iba a haber "un baile" en el domicilio de Arancibia, por lo que también le pasó la ubicación.

Ríos agregó que varios vecinos escucharon los gritos de Florencia pidiendo auxilio cerca de las 19 y uno de ellos llamó al 911. Además, sintieron un olor "como si estuvieran quemando alquitrán" y vieron un humo negro saliendo de la casa de Arancibia.

A las 20 de aquel día tremendo, Arancibia le pidió a un vecino que lo acercara a la estación de servicio sobre calle Maza para buscar nafta. Se conjetura que pretendía quemar el cuerpo de Florencia: a las 20.46, las cámaras lo captan volviendo con el bidón de nafta.

Informe: Facundo García.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?