"Favores" a presos en la Justicia Federal: otro magistrado que se mueve y van...

"Favores" a presos en la Justicia Federal: otro magistrado que se mueve y van...

Por estos días se está iniciando una investigación para determinar si existe una cadena de negociados entre algunas oficinas de la Justicia Federal y presos que habrían pagado a cambio de beneficios. Después de que cuatro magistrados se excusaran, esta semana hubo otro gesto llamativo. Internas.

Jorge Caloiro y Facundo García

El final de la partida es incierto. Ha habido algunas movidas, pero aún nada definitivo. Se sabe, sí, que existe un cúmulo de sospechas que explotaron a partir del peritaje del teléfono que poseía un detenido por narcotráfico que cayó en marzo. Cuando los investigadores revisaron ese celular, se encontraron con diálogos en los que se mencionaba a magistrados e incluso se hablaría de caminos "alternativos" para resolver causas a cambio de dinero en la Justicia Federal. Por diferentes motivos, hasta esta semana había tres fiscales y un juez que se habían excusado de agarrar el expediente, que lleva el número 13.854/2020. Ahora se sumó otro gesto que, en el contexto descripto, no deja de llamar la atención.

Algo quema. Pero para entender es mejor ir por partes. Al no quedar muchos caminos para que la causa siguiera su curso "natural" en Mendoza, el asunto cayó en manos del juez de primera instancia de San RafaelEduardo Puigdéngolas. Ya entonces MDZ percibía el caso como una "papa caliente" de las instituciones mendocinas: iba de un lado para otro. Poco después, se conoció que el fiscal general de la Cámara Federal de Apelaciones, Dante Vega, había decidido tomar la instrucción.

Puigdéndolas como juez y Vega como fiscal, pues. El primero podría haber seguido la lógica inquisitorial y ponerse a la cabeza de la pesquisa. Sin embargo, acaso por tener su "base" en el sur de la provincia, decidió recurrir al artículo 196 del Código Procesal Penal, donde se afirma que "el juez de instrucción podrá decidir que la dirección de la investigación de los delitos de acción pública de competencia criminal quede a cargo del agente fiscal".

En criollo, le pasó la pelota a Vega. 

Eso abre varios interrogantes. Sucede que, como se anotó más arriba, Vega es fiscal de Cámara. Podría no tener estructura para llevar adelante la instrucción sobre delitos tan graves, debido a que se trata de un proceso que seguramente requerirá escuchas, seguimientos, más pericias, etc. Es verosímil que pida colaboración de otras dependencias. Pero, ¿de cuáles? Y en todo caso: esas otras oficinas, ¿no estarán mencionadas en el material comprometedor que se halló en el "teléfono de Pandora"? ¿Cómo continuar?

En semejante cruce de caminos se halla la causa por estos días.

Filamentos invisibles

Cualquier comienzo que se le dé a esta historia es arbitrario, porque todavía no se sabe a ciencia cierta si a) existieron los arreglos entre presos y magistrados y b) durante cuánto tiempo funcionó la trenza. Podría ser algo que se inició hace años. A efectos de ser breves, podría afirmarse que el caso tiene su matriz en marzo, cuando la Policía detuvo en Guaymallén a Walter Bardinella Donoso, por entonces uno de los hombres más buscados del país

Al capturar al fugitivo -un tema de narcotráfico, (expte. 1015/C-2014)- los investigadores secuestraron su teléfono. Y los diálogos que había en los chats encendieron la alarma.

Para los policías que analizaron el celular, en el dispositivo había discusiones sobre posibles cambios en expedientes, se mencionaban algunos nombres, etc. Era, para algunos, el contorno difuso de un camino paraestatal para "resolver" imputaciones a cambio de dinero. Plata por libertad. Plata por excarcelaciones. Plata por cambios de carátula. Y así

No son delitos livianos. En la Justicia Federal se tramitan causas por secuestros, trata de personas, narcotráfico, etc. Eso es lo que puede llegar a destaparse en los próximos meses.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?