Ataque a la escuela de danzas: habla la amiga que se jugó la vida

Ataque a la escuela de danzas: habla la amiga que se jugó la vida

Sofía Bovino escuchó que un hombre atacaba a su colega Julieta Antón y decidió interceder. Se puso entre el agresor y la mujer, y consiguió salvar a la víctima, aunque ambas mujeres terminaron heridas. Aquí, el relato en primera persona de aquellos minutos de terror.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Ayer fue un día complicado en la escuela de danzas donde trabajan las bailarinas Sofía Bovino y Julieta Antón. Por la tarde, Sebastián Damián Villarreal (30), un alumno de esa institución ubicada en el barrio porteño de Palermo, sacó un cuchillo y comenzó a agredir a Julieta. Pero Sofía se interpuso, logró evitar el femicidio y gracias a ese tiempo ganado llegó la Policía y desactivó el incidente.

En la tarde de este miércoles, Bovino conversó con el programa Cortá por Lozano (Telefé) y describió la horrorífica secuencia. "Yo estaba en la parte de adelante del estudio trabajando en cosas administrativas con dos colegas. De repente escuchamos un grito muy tremendo. Nos paramos para ver qué pasaba, escuchamos otro grito y la vimos a Juli venir corriendo, bajando unas escaleras. Atrás de ella venía Villarreal con el cuchillo. Entonces Juli se vino hacia donde estaba yo, y quedé en el medio".

Sofía dice que esos minutos se han grabado en su memoria de forma difusa. "Yo pegándole patadas y él tratando de atacarla con el cuchillo, mientras yo le desviaba las manos".

"Él me decía: 'Vos correte'"

"Cuando caímos al piso -siguió relatando Sofía- vi o escuché el corte del cuchillo sobre la pierna de Juli. Había muchísima sangre. Julieta quedó abajo de mí, y él me tenía agarrada de la muñeca derecha. Me decía 'vos correte'".

La "excusa" del ataque

Según contó Sofía, el atacante repetía la supuesta motivación de su intento de femicidio. "Yo le conté (a Julieta) que me abusaron y ella se burló de mí", habría repetido el sujeto. 

Por el griterío se acercaron unos obreros que trataron de frenar a Villarreal, y luego también los policías, que dispararon al sujeto y lo redujeron. Tanto el detenido como las dos profesoras de danza fueron atendidos en distintos nosocomios y trascendió que están fuera de peligro

Sin embargo, el caso -al igual que el femicidio de Paola Tacacho que se produjo en Tucumán la semana pasada- han puesto sobre la mesa la necesidad de repensar las políticas públicas que se necesitan para evitar estas situaciones. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?