Habló el inocente que estuvo 14 años preso y acusó a "los corruptos"

Habló el inocente que estuvo 14 años preso y acusó a "los corruptos"

Jorge Enrique González Nieva (55) pasó más de una década tras las rejas por un crimen que no cometió. Un testigo lo marcó como participante de una salidera bancaria, pero luego se comprobó que no tenía nada que ver. En diálogo con la prensa, el ex preso dio su opinión sobre lo ocurrido.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

El taxista Jorge Enrique González Nieva (55) era de pelearse de vez en cuando. Pero no era un ladrón ni un asesino. Cuando lo detuvieron por su supuesta participación en una salidera bancaria muy cerca del BBVA de Morón (Prov. de Buenos Aires), pensó que todo se aclararía. Fue para peor: lo acusaron, incluso, de haberle disparado en la cabeza a una mujer. Y para colmo, un testigo "lo reconoció".

Este jueves, la Corte Suprema de Justicia absolvió a Nieva, que purgaba una injusta condena por 25 años, acusado del homicidio de aquella mujer en ocasión de robo. Y el hombre habló. Con una diferencia: esta vez lo escucharon los medios y la opinión pública. Hasta ayer se pudría en una celda y más de uno dudaba de su versión.

—Hace 14 años que esperaba esto— contó en una entrevista con Infobae. Al recorrer su historia, se evidencia su kafkiano calvario. "El problema es que no solamente me paso a mí. Va a seguir pasando mientras siga habiendo policías y funcionarios corruptos (...) Hay mucha gente que en la cárcel se tira al abandono y espera que los años le pasen. Yo cuando estuve detenido traté de gritar a los cuatro vientos mi inocencia".

Pasó por 17 cárceles, algunas muy peligrosas.

Contó que estuvo en 17 cárceles. "Conozco todas las de la provincia. Y no es que yo fuera una persona conflictiva. Quizás hubo llamadas para que me llevaran a los peores lugares y tuviera problemas, para que me quitaran la vida", conjeturó.

Asegura que tras las rejas no mentía. "Les decía a los detenidos que yo era un laburante, y ellos me sabían entender", relata. Y subraya que al percibir que iba de frente, le dieron una mano. "Me decían que me iban a ayudar en lo que pudieran y lo hicieron. Nunca les fui con mentiras para hacerme un cartel".

El caso

La situación de este ex taxista empezó a embarrarse cuando un llamado "anónimo" habló de un tal "Funfa", que la policía asoció con González. Luego, un testigo lo reconoció en una comisaría. Las cosas se aceleraron: el Tribunal Oral 1 de Morón lo condenó, Casación confirmó la sentencia y la causa terminó en la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, que también le jugó en contra.

Solo quedaba la Corte Suprema de Justicia de la Nación, donde presentó un recurso un lustro atrás. Desde hacía poco, el condenado estaba con domiciliaria. Pero quería demostrar que era inocente. A las tres de la tarde de hoy su sueño se cumplió: quedó absuelto a partir de un fallo de los magistrados Highton, Lorenzetti, Rosenkrantz, Rosatti y Maqueda.

Vale destacar que en buena parte del proceso hubo entidades que le creyeron. Entre ellas The Innocence Project, una organización que se ocupa de asistir a las personas sentenciadas injustamente.

¿Y el taxi? El coche que manejaba González estuvo estacionado más de una década. A lo mejor todavía funciona. "Sin embargo nadie va a poder devolverme lo que me sacaron. No se trata de lo material. Se trata de los sentimientos. No pude ver crecer a mis hijas", se lamentó.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?