El celador de Murialdo seguirá con prisión preventiva en su casa

El celador de Murialdo seguirá con prisión preventiva en su casa

La defensa de Alejandro Salas (50) había solicitado que lo liberen, argumentando que se habían cumplido los plazos legales y no había condena firme. Sin embargo el tribunal no hizo lugar al pedido y entendió que hay que esperar que la Suprema Corte resuelva el futuro del acusado.

Facundo García

Facundo García

Ayer se suspendió la audiencia, pero este viernes alrededor de las 13 el caso Murialdo tuvo un nuevo capítulo. Cerca de las 14.30, se supo que Alejandro Salas (50), el celador acusado de abusar de una niña -y que además recibió una condena de 6 años que aún no está firme- seguirá en prisión preventiva a la espera de que la Justicia defina su situación.

Según la defensa del imputado, se habían cumplido los plazos de la preventiva, por lo tanto Salas debía recuperar su libertad. Pero los magistrados Mateo BermejoEduardo Martearena y Belén Salido no hicieron lugar al cese de prisión y enviaron el expediente a la Suprema Corte para que siga el trámite de casación que se interpuso tras la primera sentencia.

En mayo, un tribunal condenó a 6 años al celador, y lo consideró culpable de abuso sexual agravado. Pero la defensa -a cargo de Federico y Víctor Ábalos- casó el fallo y dará batalla. Hoy la causa se encuentra a cargo del máximo tribunal de la provincia. 

Vale destacar que la casación es un recurso extraordinario que tiene por objeto anular una sentencia judicial que -para quien lo interpone- "contiene una incorrecta interpretación o aplicación de la Ley ". La Corte deberá resolver este asunto en breve.​

Mientras, Salas seguirá con domiciliaria.

El caso 

La denuncia dice que a las 14.14 del 2 de agosto de 2018, una menor de 4 años que asistía al Colegio Murialdo salió del aula para ir al baño y fue abusada. Por el edificio circulaba Salas, que trabajaba como celador. Las cámaras muestran que en ese momento andaba cerca de la zona del edificio donde se produjo el crimen. 

La defensa aduce que el acusado no estaba ahí ni tuvo contacto con la nena, sino que exactamente en ese instante se encontraba mirando un mensaje de un grupo de Whatsapp. 

Lo cierto es que cuando la niña volvió a su casa ese día, su madre notó que no tenía ropa interior. “Alguien me tocó”, dijo la nena, y la mujer corrió a hacer la denuncia. En el Hospital Notti constataron que la menor tenía lesiones en su zona íntima.

Durante la pesquisa, la víctima recordó que la había abordado un señor “con ropa marrón y avispas en la cara”, lo que -para quienes apuntan contra Salas- podría coincidir con la indumentaria del celador y las marcas que el hombre tiene en su rostro. 

En su momento, la fiscal Cecilia Bignert pidió una condena de 8 años de prisión y la querella solicitó 10; en tanto que la defensa requirió que fuera absuelto. Finalmente la sentencia fue de 6 años. Aún así, los abogados de Salas van por la libertad

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?