Incendio en Guaymallén: no fue un accidente e investigan a sospechosos

Incendio en Guaymallén: no fue un accidente e investigan a sospechosos

Esta semana se entregaron las pericias realizadas sobre la casa de Moyano 380, donde días atrás se produjo un siniestro que terminó con la vida de una abuela y dos nietas. Los estudios arrojan conclusiones inquietantes: no hay indicios de que las llamas hayan comenzado "por casualidad". ¿Asesinato?

Facundo García

Facundo García

La fiscalía de Homicidios se encuentra por estos días frente a un caso notable. Comenzó como un simple incendio; un hecho que se produjo durante la madrugada del lunes 19 de octubre y en el que perdieron la vida una abuela, Ema Carolina Zapata (70), y sus dos nietas Aldana González (16) y Sheila Ares (10). Sin embargo en las últimas horas quedó prácticamente confirmada la sospecha que fue creciendo y hoy es una de las principales hipótesis: alguien les arrojó fuego por una ventana y generó las llamas que mataron a las tres mujeres en la casa de Moyano 380 (Guaymallén).

MDZ pudo saber que las pericias en el lugar concluyeron que "no existen indicios de que se haya tratado de un accidente". En la zona donde se generó el primer foco ígneo no hay luz, ni gas, ni elementos que pudieran originar un chispazo. Pero sí hay una ventana que podía abrirse desde afuera, dato que conocían muchos vecinos. 

"Uno podría pensar que a lo mejor las víctimas prendieron una vela para un santo...¿Pero a las cuatro de la mañana?", se preguntó, perplejo, uno de los investigadores en diálogo con este diario. 

Una mano por la ventana

Las llamas se iniciaron al lado de la ventana. Es como si alguien hubiese tirado un papel, una madera o cualquier otro combustible.

Zapata, la abuela, era una persona con tendencia a acumular cosas, como telas y plásticos. Por ende el calor se fue extendiendo, copando un material tras otro, y se generaron altísimas cantidades de dióxido de carbono. Ese humo habría causado la muerte de las víctimas, que no mostraban signos de haber sido atacadas previamente. 

"Cuando llegaron los Bomberos, el escenario era infernal, primero por el humo y después porque al abrir ventilaciones e ingresar más oxígeno se avivaron las llamas. Si algún vecino hubiese intentado hacer un rescate, habría durado dos minutos ahí", confió una fuente allegada a la investigación.

Ahora la pregunta es: si no fue un accidente, ¿quién y por qué originó el incendio? Las versiones son muchas. Lo concreto, hoy, es que a partir de las cámaras de seguridad de las zona pueden haber surgido detalles para que la fiscal Andrea Lazo y los pesquisas de la Policía den con los culpables. Puede haber sido un enemigo, o simplemente alguno que se quiso hacer el chistoso y desató la tragedia.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?