El crimen de Fernando: quién es el único detenido que no fue señalado por los testigos

El crimen de Fernando: quién es el único detenido que no fue señalado por los testigos

Doce testigos participaron de cuatro ruedas de reconocimiento y apuntaron contra 9 de los 10 detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa (18) por el rol que cumplieron en el asesinato del joven. Sólo uno no fue apuntado, pero permanece imputado mientras avanza la investigación.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Sólo uno de los 10 jóvenes detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa (18), ocurrido a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell, no fue señalado por ninguno de los doce testigos que participaron de las cuatro ruedas de reconocimiento.

Se trata de Alejo Milanesi, de 20 años de edad, hijo de una docente y de un profesor de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). El joven jugaba al rugby en el club Náutico Arsenal de Zárate junto a Blas Cinalli y a los hermanos Ciro y Luciano Pertossi, también detenidos por el asesinato del chico de 18 años.

Justamente ellos cuatro, Milanesi, Cinalli y los hermanos Pertossi, fueron los únicos rugbiers suspendidos por el club, tres días después de que se conociera la noticia del asesinato de Fernando. La comisión directiva comunicó en ese momento que la medida fue tomada debido a que las acusaciones en contra de los deportistas repercutían en la imagen de la institución y además porque ya habían tenido "episodios violentos" con anterioridad.

Si bien todavía no está claro cuál fue el rol de Milanesi en la brutal golpiza que terminó con la vida de Fernando, permanece imputado junto al resto por “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”.

"Están todos complicados, porque independientemente del rol, entendemos que actuaron todos de forma mancomunada", aseguró ayer el abogado querellante, Fabián Améndola. La pena que enfrentan los rugbiers, de ser encontrados culpables, es la de prisión perpetua.

Este miércoles está previsto que declaren ante la fiscal Verónica Zamboni dos nuevos testigos: un joven que se encontraba en la puerta del boliche Le Brique en el momento del crimen y un taxista. 

En diálogo con C5N esta mañana, Fernando Burlando, abogado de la familia de la víctima, se mostró confiado en que por fin se rompa el pacto de silencio entre los acusados, quienes ya fueron trasladados al penal de Dolores. "Ya sea por el peso de su conciencia o por el peso de la prueba lo mejor que pueden hacer es empezar a hablar", aseguró el letrado.

Por el hecho hay un undécimo imputado, el remero Pablo Ventura, quien estuvo detenido cuatro días hasta que fue liberado por la Justicia tras determinar que no estaba en Gesell en el momento en que ocurrió el homicidio.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?