Mendoza envejece: nacen menos bebés y aumenta la planificación familiar

Bajó sensiblemente la cantidad de nacimientos en la provincia. Las familias son menos numerosas y esperan más a la hora de tener hijos. 

Redacción MDZ

Imagen ilustrativa

https://www.cathopic.com/

Tener un hijo, un desafío. Dos hijos, familia numerosa. Tres; una osadía. Las familias mendocinas se achican en cantidad de hijos y la planificación, parece, gana terreno.

Según datos del Ministerio de Salud de la Provincia, hay una fuerte tendencia a la baja en la cantidad de nacimientos. De hecho, si se toman los últimos 10 años la cantidad de nacimientos se redujo un 14%. Y si se toma el último quinquenio, el descenso es del 17%.

La edad de las madres también ha variado con el tiempo y hoy tienen más incidencia que antes las mujeres que deciden ser madres a edad más avanzada. Así, por ejemplo, hace una década el 2,5% de las mujeres que tuvieron un hijo después de los 40 años. Ahora representan el 3,5 por ciento. Y el grupo de mujeres que es madre luego de los 30 años ya es el 39% del total.

“Hubo un trabajo muy importante en la prevención de los embarazos no deseados, sobre todo en las adolescentes. Hay 1000 madres adolescentes menos. Además, el cambio cultural del rol de las mujeres influye. Muchas eligen no ser madres o postergarlo para años más adelante, luego de desarrollar una carrera”, explicó a MDZ Mónica Rinaldi, directora de Maternidad e Infancia del Ministerio de Salud.

El año pasado hubo en toda la provincia 30122 nacimientos. El 54% de los partos se realizaron en hospitales públicos.  Hace 5 años nacieron 36131 bebés. En la serie histórica hay otro dato llamativo. El otro momento en que hubo un descenso de los nacimientos fue durante la crisis más dura de la historia reciente: entre 2001 y 2003, cuando hubo menos de 30 mil nacimientos.

Otro mito que cae: en Mendoza nacen más hombres que mujeres. El año pasado nacieron 15330 hombres y 14788 mujeres.

Por qué

Desde el Ministerio de Salud encuentran varias explicaciones al fenómeno. Por un lado, la disminución de los embarazos no deseados, sobre todo en mujeres jóvenes y adolescentes. Por el otro, el cambio cultural profundo que también comenzó hace años: las mujeres comenzaron a tomar conciencia de la posibilidad de planificar y decidir sobre la maternidad. Eso se nota, por ejemplo, en que crece la cantidad de mujeres que son madres a edad más avanzada. Casi el 40% de las mujeres que tuvieron un hijo, eran mayores de 30 años.

Pero fuera de la coyuntura, hay una tendencia mundial: el envejecimiento poblacional. La pirámide demográfica deja de ser pirámide y comienza un proceso regresivo. “La pirámide de la población argentina del año 2010 presenta una forma denominada “de campana”, esto quiere decir que muestra una base que comienza a estrecharse debido a la reducción de la natalidad, y una cúspide que se ensancha por el incremento de la esperanza de vida (especialmente entre las mujeres). Este tipo de pirámides se corresponden con sociedades que han comenzado la denominada transición demográfica”, explican desde el Ministerio de Salud de la Nación.

La tendencia progresiva de Argentina se revierte y hacia 2040 será decididamente regresiva. El envejecimiento es acelerado. Se estima que para el año 2040 va a haber 76 adultos mayores por cada 100 menores de 15 años, mientras que en el año 2010 sólo había 40 mayores de 64 años por cada 100 menores de 15 años. Incluso hay otros pronósticos que indican que para 2040 el grupo de 0 a 14 años será inferior al grupo de mayores de 50).

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?