#MDZArte: Gustavo Coppoletta; obras que nacen del impulso de viajar y pintar

Caballos, gallos y tiburones cuadriculados forman parte del gran itinerario del artista plástico más inquieto de los últimos tiempos. ¡Te lo presentamos!

MURIEL DEL  BARCO

Gustavo Coppoletta

Pachy Reynoso/MDZ

Francisco Gustavo Coppolettaa, el artista plástico y cineasta, se define como un nómade dispuesto a nutrir su espíritu y fortalecer sus ideas a través de cada uno de los viajes y vivencias que experimenta en otros lugares. 

Pararse frente a una obra de Gustavo nos invita a embarcarnos en la particularidad de cada uno de sus vuelos. ¡Ya estás a bordo, ahora descubrilo a través de MDZ Arte!

¿Te dicen?

Coppoletta, Coppo, Copito, Gusta, Guti, Tano...Franco, (cuando vivía en Milan).

¿Por qué?

Porque debo ser muchas cosas, supongo.

¿Autodidacta o estudiado?

Autodidacta y estudiado.

Me causa mucho placer, estudiar, investigar, leer, experimentar.

¿Qué es el arte para vos?

El arte debería ser la otra mirada, la inesperada, la que está libre de motivos, la que no persigue nada ni te vende nada, la mirada pura, nueva, la que nadie pidió, la que es hermosa por innecesaria.

Gustavo Coppoletta

¿Qué expresa?

Lo desorientados que estamos todos, subidos a un planeta, viajando a 100.000 kms. por hora en el espacio infinito.

¿Cómo nació esta necesidad de expresarte a través del arte?

Hago esto desde los 17 años sin saber que sería mi camino. Estudié arquitectura en Córdoba, pero me lo pasaba en la biblioteca viendo pintores. A los 21 ya empecé con exposiciones y no paré. No sé ni cuándo empezó, ni cuándo terminará.

¿Qué sentís cuando pintás?

Bastante dolor de espalda, mucha ansiedad y los ojos cansados. Lo hermoso "es haber" pintado.

Gustavo Coppoletta

¿Cómo te enfrentás a un lienzo blanco?

Dejando claro quién es el que dirige. Si creas tu propio mundo imaginario, lo mínimo es ser el jefe.

¿Cuál es el primer paso que das en una hoja en blanco?

Mancharla, provocarla...

Cuando mirás cuadros viejos tuyos, ¿te encontrás o ya no?

Sí, me reconozco. Son las miradas que tuve...que fuí.

¿Cuándo te propusiste vivir del arte?

Eso llego solo, naturalmente.

Gustavo Coppoletta

¿Se puede?

Claro, aunque no es nada fácil si no estas dispuesto al riesgo.

¿Cuál es tu sueño?

Mi sueño con la pintura fue recorrer el mundo con mis pinceles. Cuando expuse en los Museos de Arabia, Bahrein y El Libano, vi cumplido ese sueño . Ser el primer pintor argentino en mostrar sus obras en esos lugares me enorgullece y me impulsa hacía lo que viene.

¿Te gusta mostrar lo qué hacés? ¿Cómo te llevás con el marketing?

Me gusta mostrar lo que hago en las expos, en las redes y donde sea interesante hacerlo. El marketing está incorporado en el proceso, aunque no es lo mismo pintar para vender que tratar de vender lo que uno pinta.

¿Qué te inspira?

Esta época.

¿Qué sentís cuando terminás un cuadro? ¿Y cuándo lo empezás?

Cuando lo termino un gran placer, una extraña relajación. Cuando lo empiezo, ansiedad.

¿Cómo le ponés un valor a tu obra?

El valor se va creando con el tiempo, las muestras, la coherencia...

¿Quién valora más tu arte el mendocino o el turista? 

Diría que todos. La pintura es un lenguaje universal, como la música.

¿Dónde soñás con ver un cuadro tuyo?

Soy muy feliz con el destino de mis cuadros, menos en la Antártida, hay alguno colgado en los demás continentes.

¿Qué pieza o cuadro quisieras tener en tu casa que no sea tuyo?

Tengo algunas obras de colegas. me gustan muchos y muchas artistas locales. Quisiera una guitarra de una chica luthier de Malargüe.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?