Consumidores: víctimas de la letra chica, pero de la grande también

En el #Wok de hoy: La deshonestidad comercial ensancha la grieta del mostrador + Los reclamos se multiplican por no respetar los derechos elementales del cliente + El registro público de Defensa al Consumidor ya superó los 300 comercios sancionados y algunos no escarmientan + El año pasado pagaron casi $7 millones en multas + Los súper e hipermercados encabezan el tristemente célebre podio de los incumplidores.

Avatar del Rubén Valle

Rubén Valle

.

[ Maridaje / Musicaliza esta columna Idealism con "Controla" ]

Con un agorero 4% de inflación en febrero flotando sobre nuestros bolsillos y perspectivas nada halagüeñas para lo que resta del año, se impone más que nunca el consumo inteligente, el hábil manejo del billete sobreviviente o la tarjeta salvadora. Una estrategia que en muchas ocasiones no cosecha buenos resultados porque del otro lado del mostrador no reina la honestidad comercial. Sacar ventaja de la malaria es un deporte nacional que cuenta con un buen número de saltimbanquis en los más variados rubros.

Leemos: Multaron a un banco por no dar información clara a un cliente / Una empresa de agua deberá pagarle a un usuario $1.000 por día / Sanciones a empresas de cobro de impuestos por colas de más de media hora / Multan a empresa de celulares por demorar la entrega de equipos / Concesionaria sancionada por no mantener garantía de un auto.

Títulos recogidos casi al azar, pero representativos de la crisis de confianza que existe hoy por hoy entre comerciantes y clientes, entre proveedores y usuarios. Entre honestos y deshonestos, en definitiva. Lo que subyace en la mayoría de los casos es el escaso apego a la ley, a cumplir normas básicas en una transacción comercial. O en la vida misma. La ley y la trampa, entonces, en tensión permanente.

Lo refleja sin ambages el Registro Público de Infractores de la Dirección de Defensa al Consumidor, donde se incluyen las empresas sancionadas por haber incumplido las leyes Nº5.547 y Nº24.240 (provincial y nacional).

En esta bitácora de los que hacen mal lo suyo, los supermercados siguen a la cabeza entre los comercios más sancionados por el organismo que custodia los derechos de los compradores. Entre las irregularidades más recurrentes figuran incumplir con la exhibición obligatoria de los precios, no respetar o modificar las ofertas, vender productos vencidos y un "clásico": ofrecer un precio en la góndola y cobrar otro cuando se pasa por caja.

Derechos torcidos

Detrás de cada derecho hay una obligación, nos recuerda como una suerte de mantra o eslogan la página web de la Dirección de Defensa al Consumidor. El año pasado, este organismo local labró unas 200 multas por un monto total de $6.816.700 (en el 2017 se pagaron $2.869.300), en un tire y afloje donde hubo margen para unas 900 conciliaciones y cerca de 3.400 inspecciones.

A manera de castigo (o escrache) social, las empresas sancionadas son publicadas en el Boletín Oficial de la provincia y en el Registro Público de Infractores. Al 26 de febrero de este año, esta pieza administrativa acumulaba 333 sancionados, con los datos del responsable de la razón social, el nombre de fantasía del comercio y el número de veces que ha sido sancionado. 

En el podio de los más apuntados por su deficiente servicio figuran Carrefour (22 veces), Átomo (15) y Movistar (8).

Las multas arrancan en los $20.000, pero como siempre aclaran desde esta repartición, el objetivo no es recaudatorio sino "ejemplificador". Y hacerlo visible en la web, supone uno, impacta en la imagen de la firma de forma tal que un empresario inteligente no querría verse nuevamente allí tras haber sido sancionado por primera vez.

Sea con los hoy obligatorios -y bastante utilizados- Libros de queja, la denuncia formal en Defensa al Consumidor, cacareando en las redes sociales o compartiendo atropellos e injusticias en los medios, hoy las bocas para el reclamo se han multiplicado considerablemente. El problema de fondo excede por lejos la dinámica de la denuncia y la sanción; pasa por algo tan básico como la honestidad. Léase cumplir la letra grande, pero la chica también. 

.

#ElResaltador

Los excesos

“No estoy en contra del mercado, sino de sus excesos. Me molesta cuando estos invaden áreas propias de la vida en sociedad: la familia, la educación, los medios, la salud o el civismo. Del mismo modo en que se enseña economía en los colegios, se debería impartir ética en las escuelas de negocios. Si pones la disciplina en su perspectiva histórica te das cuenta de que sus pensadores clásicos, de Adam Smith a John Stuart Mill o Karl Marx, incluso en sus profundos desacuerdos, convenían en considerarla una rama de la filosofía política y moral. Todo eso lo perdimos en el siglo XX, cuando se convirtió en una valiosa ciencia sobre el comportamiento humano y social”.

[Michael J. Sandel, filósofo, docente y escritor estadounidense ]

#Solapa

La calesita argentina, de Nicolás Tereschuc (Capital Intelectual, 240 páginas, $390)

Como un loop, la historia argentina de las últimas décadas parece repetir un camino circular que casi inevitablemente es transitado en una secuencia de esperanza, avance, retroceso, crisis y vuelta a empezar. Un Juego de la Oca que no entretiene y, en el mejor de los casos, solo genera preocupación, desazón y estrés aunque luego, recurrentemente, vuelva la ilusión. Un déjà vu que no reaviva recuerdos gratos sino pesadillas y alucinaciones, tanto en lo individual como, especialmente, en lo social.

#LaDataFlora

  • Elecciones 2019: unos 30 legisladores nacionales pelearán este año por cargos en sus provincias. Para la Presidencia de la Nación, son cuatro los miembros del Congreso que pelearían por ese sillón.

  • La siniestralidad vial es la primera causa de muerte para jóvenes de entre 15 y 34 años en la Argentina, según el Observatorio Vial.

  • Las exportaciones de vino argentino y chileno a China eran similares hasta el bienio 2005/2006; período en que los trasandinos firmaron un Tratado de Libre comercio con el gigante asiático. Desde entonces, en una década sus exportaciones crecieron 3.300%, mientras las de nuestro país se mantuvieron en sus porcentajes históricos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?