Las increíbles bicis retro de Adrian, el artista de la perfección

Lo que comenzó como un hobby hace casi una década ahora es su principal actividad. En su haber tiene bicicletas recuperadas de los años '50 en adelante e incluso algunos triciclos cuya fecha de fabricación no puede precisar. Su sueño es armar un museo con todos los tesoros que rescató del olvido. Mirá el video.

Avatar del Ignacio de Villafañe

Ignacio de Villafañe

Adrián De Simone tiene 45 años y un largo historial de oficios por los cuales transitó. De Dj pasó a trabajar como empleado de seguridad, se dedicó a la cocina y finalmente conoció las técnicas del cromado y la pintura que lo pusoieron en el lugar que ocupa hoy. Ahora es restaurador. Y si bien su especialidad son las bicicletas prácticamente no hay máquina o juguete antiguo que el no pueda dejar "mejor que nuevo".

La fiorenza Futura, una de sus últimos trabajos hasta el momento

Si bien ahora es la actividad que ocupa la mayor parte de su tiempo, al comienzo De Simone solo lo tomó como un juego. En ese entonces puso a prueba sus capacidades con una vieja Aurorita a la cual debió quitar todos los rastros de corrosión. Hoy luce un impecable color naranja (foto de portada).

Detalle de una aurorita en proceso de restauración. La pintura es la original y fue tratada para recuperarla.

En palabras de Adrián, "la restauración siempre implica un desafío". La tarea no es para nada sencilla y requiere combinar técnica con conocimientos históricos.

Bici a palanca. Uno de los primeros sistemas de cambios que conocio el ciclismo. La pieza es original,

Y es que además de cuidar la pintura, conservar las calcolmanías y preservar la estructura general de la bicicleta que se va a restaurar, Adrián debe fotografiar cada detalle del rodado antes de desarmarlo y conseguir -algo que a veces puede llevarle años- cada elemento que le falta.

Triciclos, otro de los artículos que posee la colección.

Actualmente sus creaciones están repartidas entre los pasillos de su casa y el galpón donde trabaja en el centro de Maipú. Allí hay ejemplares recuperados desde el año 1950 hasta 1980, triciclos cuya fecha de fabricación desconoce pero supone aún más antiguos e incluso motocicletas, autos y electrodomésticos vintage, todos funcionales al ciento por ciento.

El escritorio de las antigüedades varias, dentro del galpón

"Siempre le dedico lo mejor", dice Adrián y agrega que trabaja mucho tiempo "para que todo quede bien". "Es como me gusta a mí, como tiene que ser", asegura el artesano.

Las bicicletas de Adrián, ordenadas para la presentación.

De hecho, el restaurador está tan orgulloso de su trabajo que asegura que todo lo que repara lo deja más a punto de lo que nunca antes estuvo. "Casi prácticamente como de fábrica y creo que hasta mejor", dice sobre los resultados de su labor.

Detalle del estuche y el asiento de cuero de una bicicleta big-ben inglesa

Mirá el video y conocé la historia de Adrián. Y no dejes de compartir en los comentarios cuál es tu pasión y tu forma de rescatar los recuerdos de tu infancia.

Para ver los trabajos completos de Adrián De Simone podés ingresar a su página oficial, Retro Bici Mendoza o bien llamarlo al 261 658 3330.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?