El bruxismo, ese rechinar de dientes por las noches

¿De qué se trata esta particular actividad y qué consecuencias tiene para nuestro organismo? Un especialista nos ilustra y da claves para descubrirlo y controlarlo. 

guillermo norton

[MISSING]binding.image.description

Seguramente, todos sabemos de alguien que ha padecido el bruxismo e incluso se puede dar el caso de que alguien lo padezca sin tener conciencia de ello, pues se trata de una acción que asume las características de ser inconsciente y, generalmente, nocturna, aunque también puede darse durante las horas del día.

Aquí, vamos a referirnos a este trastorno vinculado a situaciones emocionales como el nerviosismo, el estrés y las tensiones y a brindar consejos útiles para afrontarlo.

De qué se trata

El bruxismo es una actividad muscular parafuncional, que no está relacionada con actividades funcionales como la masticación, el habla o la deglución. Consiste en la contracción de los músculos de la masticación generando apretamiento o rechinamiento dentario y, al ser involuntario e inconsciente, muchas personas no saben que lo padecen.

El bruxismo, además, es fisiológico en el caso de los niños, dado que es una actividad asociada al desarrollo y cede espontáneamente sin necesidad de tratamiento.

[MISSING]binding.image.description

Cómo saber si lo padezco

Al ser una actividad inconsciente muchas veces es necesaria una consulta con un especialista para un diagnóstico. Son característicos los desgastes dentarios y algún tipo de molestia en la musculatura de cabeza y cuello. Las cefaleas pueden también estar vinculadas con este hábito.

Causas

En general, el bruxismo está asociado al estrés emocional, aunque también se lo ha vinculado a problemas de mordida. Otras causas menos frecuentes pueden ser alteraciones del sistema nervioso central, efectos secundarios de medicamentos y una predisposición genética.

Consecuencias

Una de las consecuencias más apreciables son los desgastes dentarios generalizados. Además, es común que aparezcan fisuras y fracturas de piezas dentales y dolores en la articulación y en músculos. Algunos casos, asimismo, presentan modificaciones transitorias o permanentes del disco articular.

Cómo controlarlo

Lamentablemente, por el momento, no existe un modo para resolver definitivamente este hábito, por lo que es un tema que requiere perseverancia del paciente para poder controlarlo.

No obstante, la solución más frecuente es el uso de placas de relajación muscular. Incluso, existen distintos diseños y materiales, que buscan generar un funcionamiento ideal, a la vez que protegen del desgaste y de la sobrecarga a todos los elementos dentarios.

Una alternativa menos utilizada es la administración de fármacos de acción central para disminuir el estrés. Claro está que tratar de disminuir el estrés emocional es algo importante aunque sabemos que puede no ser la tarea más sencilla y que requiere de un compromiso mayor del paciente en el proceso.

Por Guillermo Norton, Mat. 2585, especialista en prostodoncia de Odontocentro Mendoza. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?