Avanza la segunda etapa de urbanización del barrio Olivares y Flores

El proyecto de urbanización del barrio capitalino dio un nuevo paso al concretarse este miércoles una audiencia pública con vecinos del ex asentamiento, donde se presentaron los próximos planes de la segunda etapa de obras y se realizó una consulta abierta para evacuar dudas y aceptar sugerencias.

Redacción MDZ

Avanza la segunda etapa de urbanización del barrio Olivares y Flores

Pachy Reynoso/MDZ

El proyecto de urbanización del barrio Olivares y Flores dio un nuevo paso al concretarse este miércoles una audiencia pública con vecinos del ex asentamiento, donde se presentaron los próximos planes de la segunda etapa de obras y se realizó una consulta abierta para evacuar dudas y aceptar sugerencias.

La audiencia fue encabezada por la secretaria de Hábitat y Desarrollo Social de la Nación, Marina Klemensiewicz; el secretario de Planificación, Infraestructura y Ambiente de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, Mario Isgró; y el subsecretario de Gestión Pública y Modernización del Gobierno provincial, Ulpiano Suárez, entre otros funcionarios provinciales y municipales.

En el encuentro, que se llevó a cabo en el NIDO (Núcleo de Innovación y Desarrollo de Oportunidades)  que fue recientemente inaugurado, participaron alrededor de cien vecinos que escucharon atentamente las propuestas de urbanización y plantearon algunas inquietudes, especialmente respecto a la relocalización de las familias afectadas y los plazos en los que se ejecutarán los trabajos.

Isgró explicó a MDZ que la segunda etapa de la urbanización del Olivares y Flores es una "continuación de la primera, en la que se benefició a 270 familias e que implicó una inversión de 60 millones de pesos con la puesta de los servicios básicos, domiciliarios y las redes generales, además del alumbrado público, acequia, cordón, cuneta y banquina".

Esta parte, añadió, servirá para formalizar los terrenos y otorgar las escrituras correspondientes a los habitantes. Para ello, además de la extensión de los servicios públicos a otras 150 familias de la barriada, se avanzará con el ensanchamiento de los corredores, que se convertirán en calles convencionales, y la apertura de nuevas conexiones viales.

"Este barrio, como muchos otros de crecimiento espontáneo, tiene un formato distinto al que conocemos en el resto de la ciudad formal, por lo que es necesario ampliar algunos corredores angostos para que puedan tener función de calle convencional y eso implica tocar casas", señaló. En ese sentido, recordó que están en fase final de construcción unas 79 casas donde serán relocalizadas las familias afectadas por la segunda etapa.

Una vez concluida la audiencia pública y procesados los datos y sugerencias surgidas en la misma, el municipio y la Nación avanzarán en la licitación pública de los trabajos implicados en la segunda etapa, que estaría lista antes de fin de año. Así, indicó Isgró, la ejecutabilidad quedará a cargo de la próxima gestión de gobierno.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?