José Thomas: Alcoholismo adolescente: un crimen perfecto

La columna sobre temas educativos de José Thomas en MDZ Radio, durante el programa "Uno nunca sabe".

José Thomas

José Thomas Entrevistas

El consumo de alcohol en niños y adolescentes es un problema de educación y como tal no es sólo responsabilidad de los padres sino también de la sociedad en su conjunto. Desde la escuela, los organismos de salud pública hasta los profesionales y los empresarios. Todos deberíamos tomar medidas contundentes para contrarrestar este flagelo. El compromiso general es necesario para ganar la batalla, sino siempre quedan flancos abiertos por donde se filtra el alcohol.

Este crimen que se comete todos los fines de semana cuando nuestros adolescentes se emborrachan masivamente, tiene la particularidad de que todos los adultos responsables tienen la coartada perfecta para no hacerse cargo.

Sin dudas es un problema que preocupa a muchos padres pero lamentablemente pocos se ocupan. Y a juzgar por los resultados no les preocupa ni ocupa a funcionarios, empresarios, escuelas, ong, etc.

Toda la evidencia científica señala que la ingesta de alcohol en cualquier dosis en menores de 18 años es altamente perjudicial, sin embargo según los datos del Sedronar su consumo en la franja de 12 a 17 años aumentó un 50% en los últimos 7 años.

Adolescentes y alcohol.

En nuestra hipótesis esto ocurre principalmente porque para poder poner límites hay que estar convencidos y no enojados. Muchos adultos no están convencidos de lo perjudicial del alcohol, no están convencidos de enfrentar a sus hijos y a la sociedad en cuanto a los modelos de diversión, no están convencidos de modificar sus hábitos, no están convencidos de que la relación padre hijo debe ser asimétrica y que no podemos ser sus amigos. Los límites sólo llegan cuando algún padre se enoja y esto generalmente ocurre cuando ya es muy tarde y algún niño se encuentra en una situación grave a causa del alcohol.

“Para educar a un niño hace falta la tribu entera”. (proverbio africano). Los empresarios de nuestra tribu están convencidos que con el objetivo de vender más vale todo y los funcionarios no están convencidos de que hay que ponerle límites a estos. Mucho menos de que la salud pública se encuentra por delante de cualquier rentabilidad en los negocios.

Esperamos con los siguientes datos, obtenidos del Sedronar y de la Sociedad Argentina de Pediatría, convencerte y que vos puedas convencer a muchos más. Debemos ponerle límites tanto a nuestros hijos como a esta sociedad que tolera abiertamente y en forma irresponsable que sus adolescentes se intoxiquen todos los fines de semana para “encontrar la tan idolatrada diversión”.

  1. El alcohol es un producto básico que puede resultar adictivo y perjudicial para la salud, y no debe considerarse como un artículo de consumo ordinario o de necesidad.
  2. El principal motivo de consultas por problemas vinculados a consumos excesivos , es el alcohol.
  3. El porcentaje global de consumo de alcohol en Argentina ha aumentado en los últimos años, convirtiéndonos en el primer país consumidor de alcohol en América Latina con 9 litros de alcohol puro por habitante por año.
  4. El consumo de alcohol entre los 12 a 17 años aumentó el 50% desde el 2012.
  5. El 77% de la población al llegar a los 18 años ya ha consumido alguna bebida con alcohol.
  6. En el mundo se ha identificado como un problema para la salud pública el consumo de alcohol entre los jóvenes, de tipo episódica y excesiva.
  7. En la Argentina el 47% de los jóvenes que consumió alcohol en el último mes, lo hizo en forma excesiva.
  8. Hay evidencias que el consumo episódico excesivo de alcohol aumenta el riesgo de daño a largo plazo estructural y funcional del cerebro.
  9. El alcohol en forma indirecta aumenta los siniestros viales, la violencia en la vía pública y el sexo sin protección.
  10. Los adolescentes que consumen tienen cuatro veces más probabilidades de desarrollar una dependencia que uno que espera hasta la edad adulta para iniciar el consumo.
  11. El alcohol es el principal factor de riesgo de muerte y discapacidad para las personas de 15-49 años de edad.

Recomendaciones y estrategias de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, para reducir el consumo nocivo de alcohol y el consumo por parte de menores de edad.

  1. La aplicación de políticas contra la conducción bajo los efectos del alcohol
  2. Reducir y controlar los puntos de venta de alcohol
  3. Prohibición de la publicidad
  4. Establecer una política de precios. El gravamen o la subida de los impuestos sobre el alcohol parece ser una de las medidas más costo eficaces para reducir los efectos perjudiciales en regiones como América Latina.

La Sociedad Argentina de Pediatría establece cero alcohol hasta los 18 años y destaca que el organismo de los menores de 18 años no está lo suficientemente desarrollado como para metabolizar el alcohol, por lo que los afecta más que a los adultos. Recomendaciones para padres

  1. Ocupar el rol de adulto responsable.
  2. Inculcar valores en la crianza desde niños desde que nacen.
  3. Proponer una relación asimétrica con los hijos. Los padres no deben intentar ser ‘amigos’ de sus hijos, sino que son quienes deben marcar límites.
  4. Generar un vínculo en el que haya diálogo y fomentar su seguridad y madurez.

Recordemos que para poner límites hay que estar convencidos y no seamos partícipes necesario de este crimen perfecto.

Escuchá abajo la columna completa:

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?