Abuso en Murialdo: el Ministerio Público salió a refutar las declaraciones del celador y enumeró las pruebas en su contra

Tras obtener el beneficio de la prisión domiciliaria, el único imputado por el abuso sexual agravado de una nena de 4 años sostuvo su inocencia y apuntó contra la familia de la pequeña, asegurando que el abuso "no ocurrió en el interior del colegio". Desde el Ministerio Público Fiscal sacaron un comunicado en el que enumeran los indicios que apuntarían contra el celador.

mdz judiciales

Abuso en Murialdo: familiares y amigos del celador piden que se lo juzgue sin presiones

Tras obtener el beneficio de la prisión domiciliaria mientras avanza la investigación, el celador acusado de abusar sexualmente de una niña de cuatro años en el interior del colegio Leonardo Murialdo sostuvo su inocencia y apuntó contra la familia de la pequeña, asegurando que el abuso "no ocurrió en el interior del colegio" y que "era anterior".

A raíz de esta situación, desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) salieron a aclarar que "existen numerosas pruebas" que apuntan contra el celador Oscar Alejandro Romero Salas como el autor del presunto abuso del que fue víctima la niña y defendieron el avance de la investigación que tiene a Romero Salas como único imputado.

"La víctima aseguró haber sufrido la agresión sexual en el interior del colegio Murialdo. Esa hipótesis se fue consolidando durante los 6 meses de investigación y existen elementos objetivos que permiten sostenerla", resalta el MPF en el comunicado difundido este martes a la mañana.

Para el MPF, entre las pruebas que complican al celador se destacan:

  • El relato de la niña ha sido persistente en el tiempo. En todas las instancias sostuvo que el hecho ocurrió en el interior del colegio, manteniendo el relato frente a todos los profesionales que han abordado su situación. Los peritos oficiales concluyeron que "el relato de la niña no presenta contradicciones internas en lo sustancial, describiendo un hecho verosímil" y que "no presenta elementos fabulatorios, aportando detalles espontáneos y exentos de influencias externas".
  • Cuando se realizó el registro en el colegio con el Cuerpo de Canes, inmediatamente después de la denuncia del hecho, el perro especializado marcó con precisión el presunto lugar donde ocurrió el abuso: uno de los baños del jardín de infantes.
  • La existencia de abuso de antigua data (la principal defensa esgrimida por el celador) también quedó prácticamente descartada a partir de los resultados del examen físico practicado a la niña. La perito oficial determinó que las lesiones eran de origen reciente y compatibles con una agresión sexual, descartando la existencia de lesiones de antigua data que dieran cuenta de un abuso crónico y anterior.
  • Las cámaras de seguridad ubican a Salas Romero a escasos metros del baño donde presuntamente ocurrió el abuso y tuvo la posibilidad de acceder al lugar sin ser visto por terceras personas.
  • Tras marcar el lugar donde ocurrió el abuso, el perro especializado se dirigió a los lockers y marcó aquel en el que el imputado guardaba sus pertenencias. 
  • La niña no describió aún la cara del agresor, pero sí pudo describir características morfológicas particulares que se condicen con el imputado.
  • En su celular, Romero Salas tenía visitas a más de 4.000 enlaces de sitios de índole sexual. Según señala el MPF, el día en el que se cometió el presunto abuso (02/08/2018) ingresó a una página de "colegialas" y desde allí a un video titulado "colegiala dejándose follar por un profesor". Muchas de las visitas a estas páginas el imputado las realizaba durante el horario de trabajo en el establecimiento educativo.

Por último, el MPF solicitó que no se divulguen fotografías del único imputado que tiene la causa, a raíz de que podría ser necesario realizar una rueda de reconocimiento en el futuro y esto perjudicaría seriamente la investigación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?