Increíble

Mario y Julián Groisman (Grupo Presidente), con un proyecto de su sello

Emprendedor nato, el Grupo Presidente anticipa la construcción de un hotel de jerarquía próximamente. También avanzan desarrollos muy importantes en la ciudad.

Belén Sánchez - criterio.news martes, 18 de junio de 2024 · 11:45 hs
Mario y Julián Groisman (Grupo Presidente), con un proyecto de su sello
Fachada del inmueble de las hermanas del Buen Pastor.

Con comienzos en 1971 Mario Groisman inició una profusa y emprendedora tarea centrada principalmente en desarrollos inmobiliarios al principio, que incluso se proyectó a Chile y luego se vio incrementada en otras actividades.

Edificios, el centro comercial Palmares, eje del distrito del mismo nombre, que suma complejos residenciales privados, también diseño industriales, más la incursión en el mundo del mercado agrícola con proyectos de viñedos, frutos secos y olivos completan su actividad en el mundo de los negocios.

A comienzos de los 2.000 se suma a la tarea del ingeniero Mario su hijo Julián.

En este caso nos vamos a referir a su impronta en el rubro de servicios de hotelería y turismo. Iniciaron su experiencia con un hotel en calle San Lorenzo que luego transfirieron a la cadena Amerian que la explota actualmente.

Su desarrollo emblemático es el Diplomatic Hotel, de 5 estrellas que gestionan desde el comienzo, y que ahora se va a incrementar con un nuevo establecimiento de envergadura e importancia. 

Ing. Mario Groisman y Julián Groisman

El afán emprendedor que anida en todos aquellos que lo llevan en la sangre y en el espíritu, aflora en ésta ocasión, luego de la pausa impuesta por la pandemia y la continua crisis económica del país.

La construcción de un hotel único se avecina; en pleno corazón de la quinta sección de la ciudad capital de Mendoza.

Aparece impactante la idea a implementar en la calle Martín Zapata entre Olascoaga y Martínez de Rosas, en el inmueble que alojara a las hermanas del Buen Pastor desde 1886, sitio de importancia histórica y arquitectónica con su capilla con pinturas y vitrales realizados por Ramón Subirats y considerado como patrimonio cultural provincial.

En una zona clave de la quinta sección y vecino a la Plaza de los Poetas o Plazoleta Ricardo Tudela, pequeño enclave de responso verde y emblemático, en medio del fragor de la ciudad, vería la luz este nuevo y prometedor desarrollo. Sería interesante que la municipalidad capitalina remozara y embelleciera la plazoleta, actualmente venida a menos, para completar un espacio integrado y bello.

La nueva construcción debe respetar la fachada del edificio nombrado patrimonio cultural de la provincia y que luce iluminado en la actualidad.

Se avecina una realización de gran categoría, el de más calidad de Mendoza prometen y con un proyecto de diseño realizado por el arquitecto Sebastián Mallea en asocio con arquitectos chilenos. Será el quinto hotel cinco estrellas de Mendoza.

Viene a agregar un sitio de calidad y aumentar la capacidad de alojamiento premiun, necesario e imprescindible para congresos y eventos nacionales e internacionales, también para acontecimientos deportivos de alto nivel y para visitantes de alta capacidad adquisitiva, atraídos por las bondades del vino mendocino y su variada oferta gastronómica, aumentada por los restaurantes señalados con una estrella Michelin.

Hay ideas, sueños y anhelos sobre otro hotel en Palmares Valley; pero todavía en estado primigenio y sin la posibilidad cierta de concreción. Pude ser o no.

El nuevo hotel por venir enriquece la oferta de Mendoza al turismo nacional e internacional, atraído por las bondades palpables del vino que tanto enorgullece a los mendocinos, junto a la atracción de la inmensidad de la cordillera y los viñedos, también complementados con alojamientos de variadas dimensiones y categorías.

Dato adicional: la ciudad de Mendoza ha visto reverdecer la impronta de nuevos desarrollos inmobiliarios, varios de ellos de categoría importante.

Luego de un parate constructivo significativo, motivado en el deseo de familias jóvenes de optar por vida en lugares con espacios verdes en contacto con la naturaleza y que proveían mayor  seguridad, que los alejó de la ciudad capital, más el impacto negativo de la pandemia Covid, vuelve a reactivarse la construcción de edificios de envergadura en la Ciudad.

El lugar preferencial es la proximidad al parque General San Martín y las calles elegidas son dos. En la Boulogne Sur Mer emergen dos edificios de propiedad horizontal en la zona próxima al Mendoza tenis club.

La señorial Emilio Civit es la preferida. Cuatro proyectos tienen forma y dos están en ejecución. Completan edificios en otras arterias, de menor envergadura, pero también de agradable diseño y de calidad constructiva.

Si se completan las dificultosas y muy demoradas negociaciones por el inmenso predio de ferrocarriles vecino a la calle Perú y Suipacha, la capital mendocina tendrá una posibilidad inmejorable de agregar calidad de vida a sus habitantes y a los miles que trabajan y transitan diariamente por ella.

Tiempos de cambio, mejora y agregado de valor, que esperemos no se vean frustrados por la continua montaña rusa económica y política nacional.

Archivado en