Desarrollo Personal

Niños en un mundo digital: el riesgo del “Sharenting”

¿Cuánto compartes en internet sobre la vida de tus hijos? ¿Y hasta qué punto quieres ver información sobre la vida de los hijos de los demás en las redes sociales?

Verónica Dobronich miércoles, 12 de junio de 2024 · 18:16 hs
Niños en un mundo digital: el riesgo del “Sharenting”
El 23% de los niños hacen su debut en línea incluso antes de nacer, ya que sus padres publican imágenes de las ecografías. Foto: Shutterstock

En la era digital, la presencia de los niños en las redes sociales es un fenómeno cada vez más común y preocupante. Según un estudio realizado por la empresa de seguridad informática AVG en 2019, el 81% de los bebés tienen presencia en internet antes de cumplir los seis meses. Estas cifras son alarmantes y plantean importantes cuestiones sobre la privacidad y la seguridad de los menores en línea.

La encuesta de AVG, que abarcó a diez países, reveló que el 23% de los niños hacen su debut en línea incluso antes de nacer, ya que sus padres publican imágenes de las ecografías. Este fenómeno, conocido como "sharenting" (una combinación de las palabras "compartir" y "crianza"), plantea serios interrogantes sobre el derecho a la privacidad de los niños y los riesgos asociados con la exposición temprana en internet.

En la era digital, la presencia de los niños en las redes sociales es un fenómeno cada vez más común y preocupante.
Foto: Shutterstock.

El 23% de los niños hacen su debut en línea incluso antes de nacer

Otro estudio realizado por EU Kids Online en el mismo año encontró que el 89% de los padres en España comparten imágenes de sus hijos al menos una vez al mes en redes sociales, pero solo el 24% de ellos les pregunta si están de acuerdo con ello. Esta falta de consentimiento por parte de los niños es preocupante, ya que puede tener consecuencias a largo plazo en su privacidad y seguridad en línea.

El "sharenting" puede exponer a los niños a una serie de riesgos desconocidos. Por un lado, las imágenes compartidas en redes sociales pueden ser utilizadas de manera inapropiada por personas malintencionadas. Existe el riesgo de que estas imágenes caigan en manos de depredadores sexuales o sean utilizadas para el ciberacoso. Además, la sobreexposición en línea puede tener un impacto negativo en la autoestima y la privacidad de los niños a medida que crecen y se vuelven conscientes de su presencia en internet.

El "sharenting" puede exponer a los niños a una serie de riesgos desconocidos.
Foto: Shutterstock.

El "sharenting" puede exponer a los niños a una serie de riesgos desconocidos

El 42% de los menores que han sido “ridiculizados” en Internet pueden llegar a sentirse humillados por las publicaciones en las que se convirtieron en protagonistas sin haber dado su consentimiento y aprobación, de acuerdo con una encuesta llevada a cabo por Microsoft. Además de los riesgos de seguridad, el "sharenting" también plantea preocupaciones éticas sobre el derecho a la privacidad de los niños. ¿Es ético que los padres compartan imágenes de sus hijos en línea sin su consentimiento? ¿Qué impacto tendrá esta exposición temprana en la identidad digital de los niños a medida que crezcan?

Es fundamental que los padres sean conscientes de los riesgos asociados con el "sharenting" y tomen medidas para proteger la privacidad y la seguridad de sus hijos en línea. Esto incluye ser selectivos en cuanto a las imágenes que comparten, ajustar la configuración de privacidad en las redes sociales y, lo más importante, obtener el consentimiento de los niños antes de publicar cualquier imagen de ellos en línea.

El "sharenting" puede exponer a los niños a una serie de riesgos desconocidos.

En resumen, el "sharenting" plantea importantes cuestiones sobre la privacidad y la seguridad de los niños en línea. Es crucial que los padres sean conscientes de los riesgos asociados y tomen medidas para proteger la privacidad y la seguridad de sus hijos en el mundo digital. Unicef remarca la necesidad de proteger la privacidad y la identidad de los niños en línea y la Sociedad Nacional para la Prevención de la Crueldad contra los Niños (NSPCC, por sus siglas en inglés), en Reino Unido, advierte que "cada vez que una foto o video es publicada, se crea una huella digital del niño que puede seguirlo en su vida adulta". 

El 81% de los bebés tienen presencia en internet antes de cumplir los seis meses

Una persona no tiene control pleno de su reputación digital, pero sí puede regular aquello que comparte uno o las personas de su entorno, cuando se trata de la información de los niños, sus padres son los que van construyendo esa huella, y lo que pueda provocar cuando el niño sea adulto, es desconocido.

Verónica Dobronich.

Verónica Dobronich,  cofundadora de Gimnasio de emociones.

Archivado en