Salud y cuidado de la mujer

Mes del cuidado para la salud femenina: cirugías que salvan y cambian vidas

En mayo se nos invita a reflexionar sobre la importancia de la salud de las mujeres y cómo las intervenciones quirúrgicas en ginecología no solo salvan vidas, sino que también transforman sus destinos

Gustavo Rebagliati sábado, 4 de mayo de 2024 · 07:00 hs
Mes del cuidado para la salud femenina: cirugías que salvan y cambian vidas
Las cirugías por tumores ginecológicos malignos o de lesiones pre cancerosas, ya sea en el cuello del útero, el endometrio o los ovarios, tienen el potencial de salvar vidas. Foto: Shutterstock

La ginecología si bien es una especialidad quirúrgica tiene una predomínate atención más clínica que quirúrgica, aproximadamente un 3 % de los pacientes que consulten van a requerir cirugía. Ello lleva a que los que nos dedicamos específicamente a la cirugía ginecológica somos pocos, y menos aun los que lo hacemos en forma mínimamente invasiva. Y es muy variada y hasta a veces contrapuesta la decisión o la indicación misma de cirugía.

Para ilustrar esta afirmación, me vienen a la memoria dos casos que reflejan la diversidad de situaciones que enfrentamos los que hacemos cirugía ginecológica. Por un lado, una paciente con miomas y problemas de fertilidad requería una cirugía conservadora que preservara sus órganos genitales y se le restituyera la capacidad de concebir. Por otro lado, otra paciente con miomas y sangrado constante, con anemia severa, necesitaba una histerectomía (extirpar el útero enfermo) y detener su sufrimiento, sabiendo que no tendría más hijos.

Una paciente con miomas y problemas de fertilidad requería una cirugía conservadora.

Aunque estos casos parecen opuestos, ambos están profundamente relacionados con la maternidad y sus hijos. La primera paciente logró quedar embarazada y años después, en una Navidad, su hijo de 5 años me agradeció con un sincero "gracias a usted doctor yo estoy aquí". En el segundo caso, donde se realizó una histerectomía laparoscópica, por los sangrados, anemias y
demás problemas que puede generar el útero, con la consecuencia de que la paciente no podría tener más hijos. Nos hicimos amigos con ella y su marido, tal es así que años después, en la boda de su hijo Tobías, él mismo me explicó porque me había invitado "vos me devolviste a mi mamá" me dijo.

La cirugía en mujeres es extraordinariamente especial

Las razones de consulta pueden ser variadas y a menudo encubiertas, lo que nos obliga a indagar y comprender más allá de solo el
motivo de consulta en particular. Hay mucha vergüenza en determinadas cuestiones y mucho desconocimiento sociocultural en otras. Por ejemplo, muchas pacientes que consultan por miomas por ej. u otros problemas ginecológicos también sufren de incontinencia urinaria con los esfuerzos, un problema que afecta su calidad de vida pero que a menudo no mencionan, sea por
creerlo normal, porque a la mujer después de los partos le puede pasar, etc. Esta creencia es falsa, pudiéndose resolver esa pérdida de orina en la misma cirugía, con muy buenos resultados y sin agregar morbilidad extra.

Otro motivo subestimado es el dolor menstrual. No es normal que la menstruación duela y menos aún un dolor incapacitante, y condiciones como la endometriosis pueden modificar radicalmente la vida diaria de una mujer. Modifica literalmente la agenda, no solo propia, sino la familiar. Una cirugía adecuada para tratar la endometriosis no solo alivia el dolor, sino que también evita que
una vida sea dominada por esta enfermedad. Una de las causas más comunes de las cirugías en ginecología es la patología benigna, ya sea por quistes en los ovarios, los miomas o fibromas del útero, los pólipos, las cirugías por alguna anomalía que cause fertilidad, etc.

La cirugía en mujeres es extraordinariamente especial.

Las cirugías deben ser debidamente escuchadas en consultorio y adecuadamente examinadas

Con esas dos cosas tan simples tenemos diagnosticado más de la mitad de los casos, sin ningún estudio extra. Los que igual se piden para confirmar lo que uno como médico está pensando o siente al realizar el examen. Hay que tomarse el tiempo de hacer correcto el examen, un bien muy escaso hoy en día.

Finalmente, las cirugías por tumores ginecológicos malignos o de lesiones pre cancerosas, ya sea en el cuello del útero, el endometrio o los ovarios, tienen el potencial de salvar vidas, el poder diagnosticar y tratar el cáncer de manera temprana, muchas veces siendo curativa la propia cirugía, sin requerir tratamientos extras.

Nosotros somos ginecólogos de base además de cirujanos, y por ende somos médicos de atención primaria de la mujer. Una cirugía ginecológica tiene la potencialidad realmente de modificar la calidad de vida de una mujer y su familia.

Gustavo Rebagliati.

* Gustavo Rebagliati. Cirujano ginecólogo.

Archivado en