Descubrimiento científico

Un medicamento logró regenerar los dientes perdidos: ¿cómo funciona?

Los resultados son sorprendentes en animales y en septiembre se probará en humanos. Si todo sale bien en los ensayos clínicos, los científicos esperan que el medicamento pueda salir a la venta en 2030.

MDZ Sociedad
MDZ Sociedad jueves, 30 de mayo de 2024 · 13:25 hs
Un medicamento logró regenerar los dientes perdidos: ¿cómo funciona?
El primer fármaco del mundo capaz de regenerar los dientes se comenzará a probar en humanos en septiembre. Foto: Freepik

El descubrimiento del primer medicamento capaz de regenerar los dientes, cuyos resultados en animales fueron ya sorprendentes, comenzará a probarse en humanos en el mes de septiembre de 2025.

El fármaco fue desarrollado por investigadores del Hospital Kitano de Osaka, Japón, que probaron el tratamiento tanto en animales que perdieron sus piezas dentales en forma accidental como en los que no los habían desarrollado de forma congénita.

Tras proyectar los ensayos clínicos para poder observar si los resultados exitosos se repiten en humanos, proyectan que este medicamento podría estar a la venta en 2030.

Las pruebas están previstas en el Hospital Universitario de Kioto y se desarrollarían, de no mediar inconvenientes, entre septiembre y agosto de 2025. Los ensayos se van a llevar adelante con 30 varones de entre 30 y 64 años a los que les falte al menos un diente.

"Aunque hasta la fecha no ha habido ningún tratamiento que ofrezca una cura permanente, nuestras  expectativas de crecimiento de dientes en las personas, son altas", precisaron los investigadores. Foto: Freepik

La modalidad que utiliza el tratamiento es por vía intravenosa en sujetos sanos, donde se inyecta el medicamento para la regeneración de sus dientes. Una segunda fase de las pruebas implicará a pacientes con deficiencia dental congénita. Los investigadores limitarán las pruebas durante esta fase a niños de entre 2 y 7 años a los que les falten al menos cuatro dientes desde el nacimiento.

"Queremos hacer algo para ayudar a quienes sufren la pérdida o ausencia dentales", afirmó el investigador principal de este descubrimiento ya exitoso en animales. Su nombre es Katsu Takahashi y es jefe de odontología y cirugía oral del Hospital Kitano. "Aunque hasta la fecha no ha habido ningún tratamiento que ofrezca una cura permanente, nuestras  expectativas de que se produzca el crecimiento de los dientes en las personas, son altas".

El comportamiento de los dientes humanos

Cabe destacar que, en animales como los tiburones, la dentadura se suele regenerar constantemente a lo largo de su vida. No ocurre lo mismo con los seres humanos que solo desarrollan dos juegos de dientes. Los primeros son los llamados coloquialmente "de leche" y aparecen cuando somos niños. Cuando estos caen, aparece una segunda camada dentaria, aunque los investigadores también afirman que las personas contamos con las ‘yemas’ para hacer un tercer juego.

Sin embargo, cuando no es posible tratar un diente que ha sufrido una caries grave, el mismo debe ser removido y recurrir a prótesis o costosos implantes para su sustitución.

Los tiburones regeneran sus dientes a lo largo de su vida. No ocurre lo mismo con los humanos que solo tienen dos camadas dentarias. Foto: Freepik

Por otro lado, alrededor del 1% de la población sufre una afección congénita conocida como anodoncia, que provoca el crecimiento de un número de dientes que es inferior al normal; y otro porcentaje la afección contraria, la hiperdoncia, que provoca el crecimiento de un número de dientes superior al normal. Es en este último grupo, en el que el equipo de Takahashi comprobó que uno de cada tres pacientes aparece el crecimiento de una tercera dentadura, lo que le llevó a pensar que uestra capacidad para que crezca un tercer juego de dientes se perdió con el tiempo.

La proteína USAG-1

Aunque desde principios de este siglo se han hecho experimentos con ratones genéticamente modificados para eliminar ciertos genes y provocar un crecimiento menor de dientes, el objetivo de este descubrimiento fue encontrar una manera de cambiar el número de dientes humanos. Y en esa área tuvo un protagonismo importante el hallazgo de una proteína llamada USAG-1, que es la responsable de limitar el crecimiento dentario.

Takahashi y su equipo lograron desarrollar anticuerpos capaces de bloquear la función de dicha proteína y, en 2021, publicaron un artículo que mostraba los resultados de las pruebas de este medicamento con animales que congénitamente mostraban un número bajo de dientes.

El fármaco logró producir nuevos dientes en hurones entre el grupo frontal ya existentes. Las nuevas piezas dentarias tenían la misma forma que los anteriores, por lo que los investigadores creen que el medicamento indujo la generación del tercer juego de dientes en los animales.

Archivado en