Iglesia Católica

Qué hay detrás de la sorpresiva salida del arzobispo de La Plata

El encadenamiento de renuncias y salidas acordadas, que arrancó el año pasado, dejó a las congregaciones de La Plata y Mar del Plata temporalmente sin arzobispos ni obispos.

Federico Bruno
Federico Bruno lunes, 27 de mayo de 2024 · 16:58 hs
Qué hay detrás de la sorpresiva salida del arzobispo de La Plata
Mestre mantuvo múltiples encuentros con el Papa Francisco Foto: Vatican News

Gabriel Mestre fue designado por el Papa Francisco como arzobispo de La Plata hace casi nueve meses y este lunes dejó de serlo de manera sorpresiva. El encadenamiento de renuncias y salidas acordadas en el seno de la Iglesia Católica, que arrancó el año pasado, dejó a las congregaciones de La Plata y Mar del Plata temporalmente sin prelado, respectivamente. 

El sábado pasado, el sacerdote de perfil conciliador y de excelente relación con dirigentes de todo el arco político había encabezado el Te Deum en la Catedral de la capital de la provincia, con Axel Kicillof y su gabinete en la primera fila. 

De cara a las elecciones de 2019, cuando era el obispo de Mar del Plata, convocó a todos los referentes de los espacios para dialogar sobre la pobreza y otros aspectos a mejorar de la ciudad, en un encuentro político y empresarial sin precedentes que valoró toda la comunidad. 

En un escrito, ponderó la "confrontación" de "percepciones" que tuvo con dirigentes vaticanos sobre algunas cosas acontecidas en su paso por la Diócesis de Mar del Plata, donde, por ejemplo, encabezó una conferencia de prensa para contar el apartamiento de José Luis Serré, un cura acusado de abuso sexual. "Condenamos a este tipo de conductas despreciables por parte de ministros de la Iglesia", remarcó en aquella exposición. 

“Días atrás, la Santa Sede me convocó en Roma a dialogar sobre algunos aspectos de la Diócesis de Mar del Plata luego de mi traslado a la Arquidiócesis de La Plata al ser designado arzobispo por el Papa Francisco. En la Ciudad Eterna, después de confrontar algunas percepciones distintas con lo acontecido en la Diócesis de Mar del Plata desde noviembre de 2023 hasta la actualidad, el Papa Francisco me pidió la renuncia a la sede platense. Con profunda paz y total rectitud de conciencia ante Dios por cómo obré, confiando en que la Verdad nos hace libres (cf. Jn 8,32), y con obediencia filial y teologal al Santo Padre, inmediatamente redacté mi renuncia, que fue aceptada y hecha pública el día de hoy”, dijo en su carta de alejamiento, divulgada esta mañana.

Gabriel Mestre, al frente de una misa - Foto: Iglesia Mar del Plata

En la carta pública dirigida a los platenses, enfatizó que "hoy dejo de ser el pastor de ustedes; quiero decirles que he sido muy feliz estos ocho meses y medio y por eso se los agradezco de corazón. He disfrutado de cada encuentro con los laicos y laicas de todas las edades, con los consagrados y consagradas, con los seminaristas, diáconos, presbíteros y obispos auxiliares. ¡Gracias por hacerme sentir en casa! ¡Gracias por los gestos de delicadeza y amabilidad en cada una de las visitas! ¡Gracias por invitarme a ser parte de sus vidas! Realmente pude experimentar la diversidad y profundidad de la fe en Dios de muchos de ustedes, fe comprometida que me edificó y enriqueció más de una vez", señaló.

Además, evaluó que "me duele partir" y sostuvo que "me duele dejarlos como pastor de esta Iglesia Particular que peregrina en La Plata, pero estoy seguro de que Dios tiene planes mucho mejores que hoy no puedo terminar de descifrar. ¡Confío en el Señor porque Cristo es nuestra paz (Ef 2,14)! Los llevaré siempre en mi corazón, rezaré por ustedes y los confío a la protección de la Bienaventurada Virgen María y la intercesión de la Beata Ludovica y el Beato Eduardo Pironio, para que puedan preparar esta nueva etapa en la espera del nuevo pastor que el Señor les regalará a través del querido Papa Francisco. Los abrazo fuerte en Jesús el Buen Pastor, con el afecto y el cariño de siempre".

Vale recordar que había asumido en septiembre de 2023 en reemplazo de Víctor Manuel "Tucho" Fernández, quien dejó su cargo para cumplir nuevas funciones en el Vaticano.

El ex obispo de Mar del Plata nació el 15 de septiembre de 1968 y fue ordenado como sacerdote a los 29 años, el 16 de mayo de 1997 por monseñor José María Arancedo. Se licenció en Teología, con especialización en Sagrada Escritura, por la Universidad Católica Argentina. Fue elegido para ser obispo de Mar del Plata por el Papa Francisco, y fue ordenado como tal en agosto de 2017, en la catedral de los Santos Pedro y Cecilia.

Mestre nació el 15 de septiembre de 1968 en Mar del Plata y fue ordenado sacerdote en 1997. En 2017 fue nombrado obispo de Mar del Plata, lugar que ocupó hasta 2023. El 28 de julio de ese año el Papa Francisco lo nombró arzobispo de La Plata.

En el arzobispado platense tomaron la noticia con mucha sorpresa y recordaron el movimiento de fichas que precedió a los movimientos que tiñeron de polémica la dirigencia de la Iglesia Católica: allí estuvo el monseñor Héctor Aguer, con una cosmovisión en las antípodas del Papa Francisco, hasta que lo desplazó Fernández, íntimo de Bergoglio, que luego pasaría a cumplir otro cargo ecuménico: prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe.

Mestre junto a las autoridades bonaerenses tras el Tedeum - Foto: Prensa Axel Kicillof

Así llegó el exobispo marplatense, que en la brevedad iba a ser reemplazado pero se sucedieron una serie de incidentes que dejaron más dudas que certezas, a mediados del año pasado iba a asumir José María Baliña, quien acusó problemas de salud y un mes y medio más tarde renunció. Esa posición se disponía a ocuparla Gustavo Larrazábal, pero una serie de denuncias lo alejó del cargo. En tanto, Ernesto Giobando sigue en su rol de administrador apostólico, como máxima autoridad religiosa en la ciudad balnearia y en tanto no nombren desde la Santa Sede al próximo obispo.

Respecto a La Plata, el Papa Francisco, mediante el Decreto N. 518-2024 del Dicasterio para los Obispos, nombró este lunes a Monseñor Alberto Germán Bochatey como administrador apostólico en sede vacante de la Arquidiócesis de La Plata, hasta que se elija un nuevo Arzobispo.

Bochatey fue ordenado sacerdote en la Orden de San Agustín el 24 de abril de 1981 en la parroquia San Agustín de Buenos Aires por Monseñor Diego Gutiérrez Pedraza, obispo prelado de Cafayate.

La crisis que persiste en Mar del Plata

El obispo Gabriel Mestre asumió en septiembre pasado como arzobispo de La Plata y activó un proceso turbulento de sucesión donde se registraron dos renuncias en poco más de un mes de quienes habían sido designados para ocupar ese rol desde el Vaticano. 

Las últimas novedades llegaron apenas tres días antes de lo que sería la asunción de Gustavo Larrazábal al frente de la Diócesis local, con una misa que reuniría a referentes de la comunidad religiosa, a nivel provincial y nacional, pero todo quedó desactivado de un momento para el otro.

El cura mendocino, nacido en 1962 en San José, departamento de Guaymallén, había sido señalado por una marplatense, según reveló un diario local, como perpetrador de distintos abusos de los cuales no dio detalles pero señaló que eran necesarios para impugnar su nuevo rol dentro de la Iglesia Católica. Ante esto, hubo una desmentida rápida de la comunidad religiosa y una ratificación del nombramiento. 

Pero poco más tarde, la asunción se canceló y la sombra por esa denuncia creció todavía con más fuerza. Según supo MDZ, desde la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos de la Argentina no tienen datos sobre las acusaciones vertidas ni la denunciante se comunicó con ellos hasta el momento, pero creen que hay un "modus operandi similar" a casos de encubrimiento.

La organización considera que a los curas denunciados "se los premia con traslados, frenándolos como en este caso, o no haciendo nada por saber la verdad".

En tanto, el Papa Francisco nombró como "administrador apostólico" de la diócesis de Mar del Plata al obispo jesuita Ernesto Giobando tras la renuncia  de Larrazábal, quien había sido nombrado obispo de Mar del Plata el 13 de diciembre de 2023.

Así lo informó el Vaticano al señalar que Francisco "aceptó la renuncia" de Larrazábal como obispo de Mar del Plata y designó a Giobando, obispo auxiliar de Buenos Aires, como "administrador apostólico".

En tanto, Larrazábal tendrá un nuevo destino como auxiliar de San Juan de Cuyo, indicó la breve nota vaticana.

A su vez, la diócesis de Mar del Plata emitió en simultáneo dos comunicados para confirmar la aceptación de la renuncia y darle la bienvenida a Ernesto Giobando "para caminar juntos los desafíos apostólicos de toda la comunidad".

Larrazábal tenía previsto asumir tras haber sido designado el 13 de diciembre luego de que Francisco aceptara la renuncia de su antecesor José María Baliña, de 64 años, quien en principio celebró su designación pero luego también optó por una pronta renuncia antes de asumir alegando problemas de salud.

Larrazábal, quien seguirá su carrera como obispo auxiliar de la arquidiócesis de San Juan de Cuyo, fue el segundo nombre que desde el Vaticano se elegía para reemplazar a Gabriel Mestre, que dejó la diócesis de Mar del Plata para convertirse en el nuevo arzobispo de La Plata.

En su despedida a la comunidad marplatense, el obispo Larrazábal escribió una carta abierta para compartir que "luego de un proceso de discernimiento y oración realizado muy a conciencia", había "llegado a la conclusión de que no es oportuno asumir el gobierno pastoral de la diócesis de Mar del Plata" sin mayores detalles.

Archivado en