Salud

Cómo saber si mi necesidad de sueño es la adecuada para descansar bien

Eduardo Ruffa, psiquiatra especialista en sueño, señaló que "es fundamental tener una buena calidad de sueño" y explicó los hábitos que tenemos que considerar para lograr conciliarlo.

Redacción MDZ
Redacción MDZ sábado, 25 de mayo de 2024 · 01:40 hs
Cómo saber si mi necesidad de sueño es la adecuada para descansar bien
Un especialista en sueño señaló los hábitos que debemos tener para dormir bien Foto: Shutterstock

En la actualidad, dormir bien representa la realidad de unos pocos. Pues, debido al uso excesivo de los teléfonos celulares o cualquier otro dispositivo electrónico, el sueño puede verse imposibilitado. Además, la vida que llevamos las personas suele ser muy demandante, lo que genera una cantidad de preocupaciones que nos mantienen en vilo y con menos horas para poder descansar y reponer energías. 

Sin embargo, a pesar de la tendencia mundial de dormir mal, existen diferentes pautas que recomiendan especialistas para lograr una satisfactoria higiene del sueño. Eduardo Ruffa, psiquiatra especialista en sueño, dialogó con MDZ Radio 105.5 FM y mencionó una serie de consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de querer conciliar el sueño.

Cómo tener una buena higiene del sueño

El especialista definió a la higiene del sueño como "buenos hábitos de sueño y vigilia. Uno tiene que cuidar tanto su noche como su día. Sin un buen día no vamos a tener una buena noche, y sin una buena noche no vamos a tener un buen día. Ahí es donde entra el tema de las rutinas, una de las cuestiones que tenemos es un reloj biológico adentro que funciona independientemente de cualquier estímulo exterior y que tiene un ciclo. Ese ciclo se llama circadiano porque dura un poco más de 24 horas, esto quiere decir que si lo dejamos solo, sin que lo vayamos poniendo en hora, ese reloj se va desgastando. Nosotros tenemos que ir ajustándolo cada vez que se desfasa".

"Esas indicaciones y correcciones de los relojes se hacen, por ejemplo, con rutinas, indicándole nuestra hora de despertar habitual, nuestro horario la primer comida, el horario de contacto social, el horario de la cena, el horario de ir a dormir y ahí lo vamos ajustando. Cuando esos ritmos empiezan a perderse, por ejemplo, como en el caso de la pandemia, nuestro reloj se queda sin saber para dónde ir. Ahí puede ser que en nuestro horario en el que pretendemos ir a dormir, el reloj esté en otro horario. Así como pasa cuando uno viaja a otro lugar y de repente encuentra que la hora que le marca el reloj, no es la hora que le marca su cuerpo", comentó.

Ajustar nuestro reloj biológico nos ayudará a conciliar mejor el sueño.

Y continuó explicando la importancia de las rutinas para el sueño: "Tener rutinas no quiere decir que sean sí o sí favorables para el sueño. Si uno tiene rutinas, por ejemplo, de ingerir cosas no demasiado apropiadas para el sueño a últimas horas del día o de activarse mediante ver noticias, que es algo que nos provoca una activación y una vigilancia, a la vez no le podemos pedir al cuerpo que se vaya a dormir. Lo mismo pasa si comemos algo que no es muy fácil de digerir y le damos la orden de que digiera todo eso, por ejemplo un chocolate que es una rutina no muy saludable, le estamos indicando al cuerpo que tiene que ponerse a hacer la digestión y para eso tiene que estar despierto. Entonces, cuando comemos así y después no queremos dormir, le estamos mandando dos señales al cuerpo, una que queremos dormir y otra que queremos estar despiertos para poder hacer la digestión. Ahí empiezan muchas veces los problemas de sueño".

Eduardo Ruffa explicó cómo cada persona puede saber la necesidad de sueño que tiene para lograr dormir bien: "Se detecta cuando uno puede dormir la cantidad de horas suficiente para tener una vigilia activa al día siguiente. Esto quiere decir, que me pueda permitir hacer mis actividades diarias sin andar quedándome dormido, teniendo mucho sueño o bostezando. Entonces, si puedo cumplir con esto, puede que necesites más o menos de ocho horas de sueño. Pero, en la letra chica, esto es siempre y cuando no se abuse de estimulantes para estar despierto".

"Después, hay unas pocas personas que necesitan dormir nueve o diez horas, pero lo más probable es que en realidad no tengan un sueño de buena calidad y por eso necesiten más horas. Ahí hay otra letra chica, tenés diez o nueve horas necesitadas para dormir, pero primero tenemos que ver que tu calidad sea la correcta porque si tenés algunos problemas en el medio de la noche, lo más probable es que tengas que corregir tu calidad de sueño y recién ver ahí cuál es tu necesidad de sueño", sostuvo.

Por último, el especialista se refirió a la "siesta sagrada" de los argentinos, y advirtió: "Las siestas tan largas son un problema, no son adecuadas. Si necesito tanta siesta tengo que ver si estoy durmiendo bien o no a la noche, siempre y cuando se analice en cada caso individual. Hay personas que por su trabajo o por distintos requerimientos sociales, no pueden o no disponen de más tiempo para dormir. En cada caso tendremos que ver si no hay otra salida, por ejemplo, los trabajadores nocturnos no tienen estas posibilidades y siempre nuestra función como médicos de sueño es funcionar como adaptador". 

Escuchá la nota completa

Archivado en