Opinión

Por una medicina centrada en las personas

Gracias a los avances tecnológicos en el campo de la medicina, estamos asistiendo a un tiempo revolucionario, impensado tiempo atrás por el nivel de innovaciones que se introdujeron.

Mariano Giménez miércoles, 22 de mayo de 2024 · 07:03 hs
Por una medicina centrada en las personas
Debemos trabajar en la conformación de equipos  multidisciplinarios, en la integración de la inteligencia artificial Foto: MDZ

¿Realmente los cirujanos de comienzo de siglo operaban con la técnica que llamaban laparoscopia? No tengo dudas de que en 50 años, los cirujanos del 2075 se formularán, con curiosidad, esta pregunta. Solo espero que también señalen que eran primitivos pero muy habilidosos para poder operar sin la ayuda de los robots. 

Las cirugías asistidas por computadoras representan un salto en nuestra profesión

Por su capacidad para mejorar la precisión y reducir los riesgos asociados con las cirugías tradicionales. Durante la cirugía, el sistema de imágenes en 3D guía al cirujano en tiempo real, lo que le permite realizar incisiones precisas y minimizar el daño a los tejidos circundantes. Además, los sistemas de cirugía asistida por computadora están, por lo general, ya equipados con instrumentos robóticos que permiten realizar movimientos extremadamente delicados.

Las cirugías asistidas por computadoras representan un salto en nuestra profesión. Foto: Shutterstock

En este escenario, la realidad aumentada, las guías de navegación, la fusión de imágenes, la impresión 3D, los biosensores y la inteligencia artificial aplicada a la práctica quirúrgica, son las grandes innovaciones que están cambiando, por completo, la historia de la ablación tumoral. Y sabemos que esto recién comienza. La evolución de las cirugías hacia prácticas cada vez menos agresivas e invasivas presenta muchas ventajas. Entre ellas, la disminución de eventuales complicaciones, en comparación con la cirugía abierta; menos estancia hospitalaria de los pacientes,  la reducción de los procesos de recuperación, y post operatorios menos dolorosos.

La inteligencia artificial demuestra su capacidad para analizar datos médicos

Además de identificar patrones y dar a los profesionales de la salud información muy valiosa para la toma de decisiones. Los cambios generados demandan un nuevo abordaje de la práctica médica. Debemos trabajar en la conformación de equipos  multidisciplinarios, en la integración de la inteligencia artificial, la realidad aumentada, y la robótica para efectuar diagnósticos y procedimientos médicos.

El análisis de datos y el uso de modelos predictivos nos permitirá ir, cada vez más, hacia la mitigación de riesgos antes de que
aparezcan los síntomas. Sin embargo, es necesario recordar que la inteligencia artificial no reemplaza la experiencia y el criterio médico, sino que los complementa y ofrece nuevas herramientas. Una atención médica más precisa, eficiente y personalizada debe ser nuestro norte.

Por eso, además de la tecnología y la inteligencia artificial, necesitamos inteligencia emocional. Saber escuchar a nuestros pacientes y desarrollar la empatía son competencias fundamentales para la medicina más humana que queremos. Ya no se
trata de trabajar con las fichas clínicas. Se trata de abordar la historia específica de cada persona, con nombre y apellido, y considerar cada caso particular, para poder brindar las mejores respuestas.

Además de la tecnología y la inteligencia artificial, necesitamos inteligencia emocional. Foto: MDZ

Necesitamos trabajar a partir de su información genética y considerar sus necesidades particulares. Lejos de deshumanizar, la tecnología nos permite estar más cerca y poner a la persona en el centro de la escena. En este sentido, la comunicación entre médico-paciente es un pilar fundamental. Es requisito fundamental hoy que los profesionales prestemos atención a la
inteligencia emocional y a las habilidades de comunicación tanto como al conocimiento científico y técnico. 

Soy de los que cree que el avance de la tecnología hace la cirugía más humana

Si uno utiliza la tecnología correctamente, y no pierde la empatía para comunicarse con el paciente y con los colegas, se logra curar haciendo menos daño.

Las nuevas tendencias nos permiten no sólo hacer las cosas mejor, sino también hacer mejores cosas.

Mariano Giménez.

* Mariano Giménez. Profesor titular de Cirugía de la Facultad de Medicina (UBA). Director de la Cátedra de Excelencia en Cirugía Percutánea de la Universidad de Estrasburgo, Francia.

Archivado en