Seguridad

La libertad bajo fuego: flexibilización de armas y seguridad ciudadana en Argentina

La inseguridad es, desde hace más de 20 años, uno de los temas que más preocupa a la sociedad argentina. La libre portación de armas propuesta por el Presidente abre varias polémicas.

Eduardo Muñoz miércoles, 22 de mayo de 2024 · 09:30 hs
La libertad bajo fuego: flexibilización de armas y seguridad ciudadana en Argentina
Los detractores de la flexibilización advierten sobre los riesgos potenciales que conlleva esta medida, especialmente en lo que respecta al aumento de la violencia y la prevalencia del delito. Foto: Shuterstock

La reciente flexibilización de las leyes de armas en Argentina, impulsada por el presidente Javier Milei, ha desatado un acalorado debate en la sociedad, dividiendo opiniones sobre sus efectos en la seguridad ciudadana. La medida, inspirada en una ideología de libertad individual y autodefensa, ha generado preocupación por los riesgos potenciales que conlleva, especialmente en lo que respecta al aumento de la violencia y la prevalencia del delito.

Argumentos a favor: el escudo de la libertad individual

Los defensores de la flexibilización argumentan que la posesión de armas es un derecho inalienable que permite a las personas protegerse a sí mismas y disuadir la delincuencia. Afirman que la libre portación de armas empodera a los ciudadanos, haciéndolos menos vulnerables ante los criminales. Además, sostienen que la presencia de armas en manos de civiles honestos puede actuar como un elemento disuasorio, desalentando a los delincuentes de cometer actos delictivos.

El gobierno, en línea con esta postura, argumenta que la flexibilización de las leyes de armas contribuirá a la reducción de los homicidios. Sin embargo, las estadísticas internacionales no respaldan esta afirmación. De hecho, estudios en países como Colombia, donde se implementaron medidas similares, han demostrado que la libre portación de armas no ha logrado disminuir la violencia, sino que ha generado un aumento en las muertes por armas de fuego, incluyendo homicidios, suicidios, femicidios y accidentes.

El gobierno, en línea con esta postura, argumenta que la flexibilización de las leyes de armas contribuirá a la reducción de los homicidios.

Argumentos en contra: la paradoja de la seguridad

Los detractores de la flexibilización advierten sobre los riesgos potenciales que conlleva esta medida, especialmente en lo que respecta al aumento de la violencia y la prevalencia del delito. Señalan que la presencia de armas en el hogar aumenta significativamente el riesgo de accidentes domésticos, conflictos violentos y suicidios. Además, argumentan que la idea de que las
armas disuaden a los delincuentes es cuestionable, ya que los criminales suelen atacar a víctimas vulnerables sin importar la presencia de armas.

En este sentido, la evidencia internacional es contundente. Países como Japón, Canadá y Corea del Sur, que aplican estrictos controles de armas, presentan tasas de delitos violentos significativamente más bajas que aquellos con leyes laxas de control, como Estados Unidos, donde la violencia armada es un problema endémico.

La sombra de los tiroteos masivos

La relación entre la libertad de portación de armas y los tiroteos masivos en escuelas y universidades es un tema complejo y controvertido, con evidencia que sugiere tanto una correlación como la existencia de otros factores contribuyentes. Algunos estudios muestran una correlación estadística entre las tasas de portación de armas y la incidencia de tiroteos masivos. Además, Estados Unidos, con leyes laxas de control de armas, presenta una de las tasas más altas de portación de armas y tiroteos masivos del mundo desarrollado.

Sin embargo, es importante destacar que la investigación sobre este tema aún está en curso y no existe un consenso científico definitivo sobre la relación causal entre la libertad de portación de armas y los tiroteos masivos. Los expertos señalan que la violencia armada en las escuelas y universidades es un fenómeno complejo con múltiples causas, como los problemas de salud
mental, el bullying y la falta de apoyo social. Argumentan que enfocarse solo en la portación de armas como factor causal es una simplificación excesiva del problema.

Los expertos señalan que la violencia armada en las escuelas y universidades es un fenómeno complejo con múltiples causas.
Foto: MDZ.

En busca de soluciones equilibradas

La flexibilización de las leyes de armas es un tema complejo que requiere un análisis profundo y una discusión abierta y respetuosa entre todos los sectores de la sociedad. Es fundamental considerar cuidadosamente todos los aspectos, tanto los argumentos a favor como en contra, antes de tomar decisiones sobre la regulación de armas.

En este sentido, se necesita más investigación para comprender mejor la relación entre la libertad de portación de armas y la seguridad ciudadana, incluyendo su impacto en los tiroteos masivos. Además, es necesario un enfoque integral que aborde la violencia armada desde una perspectiva multifacética, incluyendo medidas de control de armas, salud mental, educación
y apoyo social.

En definitiva, la búsqueda de soluciones para garantizar la seguridad ciudadana debe basarse en la evidencia, el diálogo abierto y la búsqueda de consensos que promuevan una sociedad más segura y justa para todos.

Eduardo Muñoz.

* Lic Eduardo Muñoz. Criminólogo y criminalista. Especialista en prevención del delito. Consultor de seguridad integral

linkedin.com/in/eduardo-muñoz-seguridad

emunoz.seg@gmail.com

Archivado en