DURA REALIDAD

Adopción: los niños crecen y les cuesta cada vez más encontrar una familia

El DNRUA reveló que miles de niños esperan ser adoptados en el país. Natalia Florido Silva, directora de la Red Argentina por la Adopción, habló con MDZ acerca de las dificultades que sortean.

Agustina Castro
Agustina Castro jueves, 2 de mayo de 2024 · 19:00 hs
Adopción: los niños crecen y les cuesta cada vez más encontrar una familia
La adopción está regulada por el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación Foto: Poder Judicial de Corrientes

“Hablar de adopción es hablar de un derecho para todo niño, niña o adolescente”, sostuvo Natalia Florido Silva, directora de la Red Argentina por la Adopción, en diálogo con MDZ. En el Código Civil y Comercial de la Nación Argentina, la adopción es reconocida como “una institución jurídica que tiene por objeto proteger el derecho de niñas, niños y adolescentes a vivir y desarrollarse en una familia que le procure los cuidados tendientes a satisfacer sus necesidades afectivas y materiales, cuando éstos no le pueden ser proporcionados por su familia de origen”.

La adopción no sólo se enlaza con el deseo que tiene una pareja, matrimonio o persona singular de adoptar a un niño, niña o adolescente, sino que, también, se reconoce como el derecho de aquel menor de edad en situación de vulnerabilidad de crecer en una familia, de recibir contención y cuidado -tanto afectivo como material-. Sin embargo, miles de bebés y niños crecen esperando que algún día llegue esa familia. Algunos pasan su infancia y adolescencia en hogares, con la visita de los trabajadores sociales, médicos y psicólogos, mientras sueñan con que alguien los reciba en su casa con la comida caliente y mucho amor para dar. Otros, llegan a la mayoría de edad y deben salir al mundo a cumplir con sus expectativas laborales, sin contar con el apoyo de mamá y papá.

“En Argentina hay muchos chicos sin cuidados parentales que, por alguna circunstancia de vulneración de derechos, han tenido que ser ‘quitados’ de su familia biológica y llevados a hogares convivenciales”, explicó Florido, asegurando que el juez a cargo es quien decide el estado de adoptabilidad de un niño, luego de haberse agotado y fallado otras instancias. “Cuando se decide el estado de adoptabilidad, ahí empezamos a hablar de esta posibilidad de que estos chicos logren ser hijos a través de una familia y que puedan crecer en una familia”, agregó.  

Ya no es necesario estar casado o ser cónyuge para adoptar. Foto: Archivo MDZ

En el país, desde 1997 rige la ley n° 24.779 que regula la adopción en el territorio nacional. Más tarde, en agosto de 2015, entró en vigencia el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, que aprobó la ley 26.994. Esta legisla sobre la adopción en el libro Segundo, que recibe el nombre de ‘Relaciones de Familia’, entre los arts. 594 al 637. Dicha normativa simplificó el proceso de adopción, posibilitando a que posibles padres adoptivos -sin importar si están casados, tienen cónyuge o si son solteros- puedan anotarse en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos. Eso sí, deben pasar entrevistas y exámenes psicológicos para poder seguir adelante con la responsabilidad que representa adoptar a un niño, niña o adolescente.

Cuántos niños están en guarda por adopción y el motivo

Según las estadísticas presentadas por la Dirección Nacional del Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (DNRUA), en enero de 2023, en el país hay aproximadamente 2.199 niños, niñas y adolescentes esperando a ser adoptados. Y, si bien, en la actualidad hay 1683 legajos presentados por solicitantes que desean adoptar, el problema radica en que el 86% corresponde a inscriptos que esperan adoptar a bebés de hasta dos años. “El problema en la adopción es que la demanda es de 0 a 2 años. Mientras que, en Argentina, hay niños grandes, hermanos, adolescentes y niños con discapacidad que están esperando ser hijos. Solo un 2% quiere a mayores, adolescentes”, manifestó Florido.

De acuerdo con el reciente relevamiento de la DNRUA, en abril de 2024, de los 1.683 legajos presentados por parte de posibles padres adoptivos, el 73,6% (1.238 legajos) representa a 2 personas solicitantes -que pueden ser matrimonios o uniones convivenciales-; mientras que, el resto (445 legajos) corresponde a 1 solicitante monoparental. En cuanto a las edades, el 86,69%, es decir, la mayoría, prefiere adoptar a bebés de hasta 2 año. Con una ínfima diferencia se ubica el 85,09% de los legajos (1.432) de quienes adoptarían a un bebé de un año, y aquellos 1.440 solicitantes (85,56%) que adoptaría a un niño de hasta 3 años. Luego, el porcentaje comienza a disminuir. El 76,23% (1.283 legajos) se inclina por la adopción de un niño de 4 años; el 65,12%, por un menor de 5 años (1.096 legajos); y, el 43,91% opta por adoptar a un niño de 6 años.

La mayoría de los legajos corresponden a personas que prefieren adoptar a niños menores de 2 años. Foto: DNRUA

Ahora bien, si hablamos de niños, niñas o adolescentes que están en guarda y tienen más de 10 años, se trata del rango en el cual hay menor cantidad de legajos presentados. Solo el 6,36% (107 legajos) adoptaría a un niño de diez años, en paralelo a que el porcentaje desciende a menos del 2% entre los 11 y 18 años. Tan solo el 0,66 de los legajos corresponden a inscriptos que estarían dispuestos a adoptar a un adolescente mayor de 15 años.

En ese sentido, Natalia manifestó que “del otro lado, hay un niño que está esperando crecer en una familia como hijo, a quien le va a costar mucho más tiempo recomponerse de aquel abandono que sufrió si no lo rescatamos cuanto antes”. Asimismo, la profesional que es hija adoptiva destacó: “La realidad es que nosotros los invitamos a que se animen, porque estos chicos grandes también tienen ganas de ser importantes para la vida de alguien, porque necesitan tener a alguien que los cuide, que los abrace, que los proteja; necesitan tener y crecer en una familia. Son chicos que están buscando que alguien los acompañe en este camino de su infancia y/o de su adolescencia, hasta convertirse en adultos”.

Solo el 36% de los legajos opta por adoptar a más de 2 NNyA. Foto: DNRUA

Por otra parte, el último relevamiento de la DNRUA expuso que el 63,28% de los legajos prefieren adoptar a un solo NNyA, dejando en un 36,72% a aquellos que sí aceptarían adoptar a 2 o más NNyA -que pueden ser hermanos, por ejemplo-. La situación de adopción es aún más compleja para niños, niñas o adolescentes con discapacidades o enfermedades, puesto que, en la actualidad, solo el 15,69% de los legajos (264) corresponden a personas dispuestas a adoptar a NNyA con alguna enfermedad o discapacidad; el resto (1.419 legajos) opta por menores sin enfermedades.

Es por ello que, desde la Red Argentina por la Adopción vienen trabajando para concientizar sobre la importancia de adoptar y darle la posibilidad a un niño de crecer en un hogar, sin importar la edad ni las enfermedades que tenga. En el marco de la campaña ‘Adoptar es alumbrar’, “les pedimos a los adultos que se pregunten qué pueden poner a disposición de ese chico que va a llegar a su vida y se va a convertir en hijo. Así como uno va a ser madre y padre para toda la vida, ellos también van a ser hijos para toda la vida”.

Menos del 16% elige adoptar a NNyA con enfermedades y/o discapacidades. Foto: DNRUA

“Por lo general, los adultos que llegan a adoptar son adultos que han pasado por procesos de fertilización y otras alternativas, hasta que finalmente piensan en la adopción como forma de hacer familia. Los invitamos a que separen sus heridas pasadas y que, cuando sean adultos sanos, vengan y se animen a la adopción y les den la posibilidad a los niños y a sí mismos, ya que es una posibilidad mutua de crecer y de ser familia a través de la adopción”, profundizó la autora de Crónica de una adopción.

Los requisitos para adoptar

Cada persona que desee adoptar, debe cumplir con una serie de requisitos, para nada tediosos como se cree. Aún se repiten mitos como que la adopción “es burocrática” o que “los adultos esperan demasiado por adoptar”, pero lo cierto es que el proceso se simplificó en los últimos años y que nada se compara a la espera de los niños mayores de 2 años que desean formar parte de una familia. De acuerdo con el nuevo Código Comercial y Civil de la Nación, y la explicación de Natalia Florido, los requisitos son los siguientes:

  • Ser mayor de 25 años. Si el cónyuge o pareja para adoptar es mayor de 25 años, no hace falta que la otra persona tenga también la misma edad.
  • Tener, por lo menos, 16 años más que la persona a adoptar.
  • Inscribirse en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos que corresponda a tu domicilio.
  • “No hace falta estar casado legalmente. Podés tener un concubinato. Podés ser soltero. Podés tener un matrimonio igualitario”, detalló Florido.
  • Si tenés hijos biológicos podés adoptar, teniendo en cuenta que los hijos que vas a poder adoptar tienen que ser de una edad menor que el más chico de tus hijos.
  • No hace falta tener casa propia.
  • No hace falta tener un ingreso millonario. “En realidad, lo que se pide es que tengas un ingreso con el cual vos puedas especificar o demostrar que podés sostener los gastos para mantener a un hijo: gastos escolares, vestimenta, actividad extracurricular, vacaciones, obra social; todas las cuestiones básicas que tiene que costear cualquier madre o padre”, esclareció la directora de la Red Argentina por la Adopción.
  • Si sos extranjero, debes residir en Argentina, por lo menos, desde hace cinco años.

Convocatorias públicas: la alternativa para adoptar

En los últimos años, se ha hablado mucho más acerca de las convocatorias públicas para adopción. Se trata de llamados a personas que se postulan como adoptantes de niños, niñas o adolescentes en determinada zona o ciudad del país. Pueden estar inscriptas, o no, en el Registro de adoptantes, puesto que no es excluyente. “Es la última instancia que tiene el chico para convertirse en hijo. Las convocatorias tienen mucho empuje de gente que comparte mediante las redes sociales”, aclaró Florido.

“Cabe poner de resalto que las Convocatorias Públicas solo pueden ordenarse cuando no se han encontrado postulantes compatibles con ese niño, niña o adolescente en los Registros de Adoptantes y en el de Cuidadores. Estos llamados son efectuados por publicaciones en diferentes diarios, en redes sociales y en la página web de la Suprema Corte de Justicia”, detalla el sitio web de la Suprema Corte de Justicia.

Archivado en