En primer persona

Rompió el silencio la mujer cordobesa que demandó a AstraZeneca por las secuelas de la vacuna contra el covid

La mujer cordobesa que denunció a AstraZeneca por las secuelas que le produjo la vacuna contra el covid, relató que hace dos años le diagnosticaron con el síndrome de Guillain Barré con cuadriparesia.

MDZ Sociedad
MDZ Sociedad miércoles, 15 de mayo de 2024 · 15:15 hs
Rompió el silencio la mujer cordobesa que demandó a AstraZeneca por las secuelas de la vacuna contra el covid
Flavia Ochoa relató que los síntomas del síndrome que padece hace dos años comenzaron a las horas de que le colocaran la vacuna AstraZeneca contra el covid Foto: EFE

La cordobesa que denunció al laboratorio AstraZeneca por las secuelas que le produjo la vacuna contra el covid, relató que empezó con los primeros síntomas horas después de la inoculación y que se le diagnosticó "síndrome de Guillain Barré con cuadriparesia".

Su nombre es Flavia Ochoa, tiene 39 años, reside en la localidad de Coronel Moldes, y radicó su denuncia en los tribunales de Río Cuarto, ciudad ubicada a 75 kilómetros de su vivienda.

Tal como relató MDZ, la mujer demandó por 100 millones de pesos a la farmacéutica multinacional a la que culpa por haber desarrollado el mencionado síndrome que le impidió la normal movilidad de sus piernas y brazos. Como consecuencia de ello, por un tiempo tuvo que movilizarse en silla de ruedas, y ahora lo hace con andador, sin posibilidad de llevar adelante una vida normal sin ayuda de otra persona y le impide volver a trabajar.

Si bien su abogado, Pablo Roca, explicó a Radio Mitre Córdoba que si bien en los Tribunales de CABA se radicó una demanda colectiva, que incluye los casos de  decenas de damnificados, la de Río Cuarto es la primera que se formaliza en forma individual en la Argentina y se centra en un caso puntual.

En diálogo con el programa Arriba Córdoba (Canal ElDoce), la mujer relató que ese día se vacunó a las 11 de la mañana y a las 19 horas comenzó a sentir calambres en las piernas. Al día siguiente, quiso levantarse de la cama y se cayó porque ya no podía mover sus miembros inferiores. Poco después, lo mismo le ocurrió con los miembros superiores.

Inmediatamente después de vacunarse con AstraZeneca, la mujer comenzó a perder movilidad de sus piernas y brazos. Foto: Shutterstock

Lo que desarrolló, aparentemente como secuela de inocularse con la vacuna AstraZeneca es una enfermedad autoinmune que le dañó las terminaciones nerviosas. El diagnóstico que le dieron los médicos fue el de "síndrome de Guillain Barré con cuadriparesia".

El calvario de su día a día

Por entonces tenía 36 años de edad y este padecimiento la llevó a movilizarse por mucho tiempo con una silla de ruedas. Esto le impidió a Flavia seguir trabajando y desarrollar su vida en forma normal

Aunque aseveró que su intención no es desalentar la vacunación en ningún aspecto, reflexionando sobre su caso en particular señaló: "Hubiese preferido contagiarme de covid antes de haber quedado en silla de ruedas con esta enfermedad".

En el marco del calvario que tuvo que atravesar, Flavia relató: "La obra social que tenía no me quiso cubrir los estudios. Tuve que acudir a la Justicia. Ahora mi vida es un desafío, dependo todo el tiempo de los demás".

También contó que, tras darse a conocer su caso, se comunicaron otras personas con ella que también tuvieron secuelas por la misma vacuna AstraZeneca y todos ellos también equivalentes al síndrome Guillain Barré.

Si bien por mucho tiempo estuvo en silla de ruedas, comentó que actualmente camina poco pero siempre con un andador. "Todos los días tengo me surge una dolencia nueva. Tengo afectadas las terminaciones nerviosas de las piernas. Me había afectado en su momento también los brazos, que los logré recuperar. Pero la movilidad de las piernas, no del todo. De esto ya pasaron más de dos años. El médico me dijo que la recuperación se iba a dar dentro del primer año, y actualmente no me dan muchas expectativas de mejoría, más de la que he tenido hasta el momento", lamentó.

La mujer de 39 años relató que su demanda es contra el laboratorio AstraZeneca y el Estado argentino (Anmat). Foto: Shutterstock

La demanda

"Soy una persona de escasos recursos. Yo vivía de mi trabajo y ahora no tengo otra forma de subsistir. Estoy dependiendo todo el tiempo de los demás. Mi pareja no tiene un trabajo estable tampoco. Él es artesano y está trabajando en changas. Tengo un niño chiquito también. Por eso hice la demanda; más que todo por el daño que me provocó vacunarme", explicó.

"En mi caso fue peor el remedio que la enfermedad. Mi idea no es desalentar a que la gente se vacune, pero sí reclamar el daño que me causó a mí. Hay días que son mejores que otros. Me surgen desde dolores en las rodillas hasta de cabeza, en los dedos, en la cadera, en los huesos…", detalló Flavia.

Es este padecimiento el que hizo que, luego de reclamar ante el Defensor del Pueblo de la Nación y al Ministerio de Salud de la Nación, sin obtener respuestas, decidió acudir al Juzgado federal de Río Cuarto, a cargo de Carlos Ochoa, y demandar por presuntos daños y perjuicios a AstraZeneca y al Estado nacional (Anmat).

El reclamo es por una cifra de alrededor de $ 100 millones: $ 7,4 millones (incapacidad sobreviviente); fondo de reparación Ley 27.573 ($ 25,3 millones); proyecto de vida-pérdida de chance ($ 9,3 millones); daño moral ($ 7,5 millones); daño moral de la pareja ($ 1,5 millones); daño punitivo ($ 49,5 millones), y daño emergente ($ 180 mil).

Archivado en