Análisis

Caso Báez Sosa: por qué la nueva estrategia es un "manotazo de ahogado"

Matías Benicelli y Máximo Thomsen, dos de los condenados por el crimen de Fernando, cambiaron su abogado y quieren que se revea la pena que los condenó a perpetua. Mucho ruido y pocas nueces.

Milagros Moreni
Milagros Moreni sábado, 6 de abril de 2024 · 16:48 hs
Caso Báez Sosa: por qué la nueva estrategia es un "manotazo de ahogado"
Los condenados por el crimen de Fernando Báez Sosa Foto: Télam

El crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero de 2020 a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell, es uno de los más registrados audiovisualmente de la historia argentina. Se vio a todos los participantes del hecho y a la víctima adentro de la discoteca; cómo los expulsaron, cómo Fernando compró un helado, cómo tenía su camisa rota, cómo lo emboscaron y lo buscaron, cómo le pegaron, patearon y lo mataron, cómo celebraron los asesinos luego y hasta cómo comieron una hamburguesa después del homicidio. 

Por todo esto, después de un juicio que duró más de un mes Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Ciro Pertossi y Luciano Pertossi fueron condenados a prisión perpetua por “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”. En tanto, Ayrton Violaz, Blas Cinali y Lucas Pertossi recibieron 15 años de cárcel por su "participación secundaria".

Esta semana, a más de un año de la sentencia, Thomsen y Benicelli decidieron romper el famoso pacto de silencio y cambiar de abogado. Tienen la intención de conseguir la nulidad del juicio, algo prácticamente imposible y sin precedentes en un hecho similar. 

El primero en patear el tablero fue Matías Benicelli. Ante el Tribunal de Casación Penal bonaerense y a través de un escrito, dijo: "Entiendo desde mi perspectiva de imputado, sin menoscabar las condiciones técnicas del doctor Hugo Tomei, que al conglobar [sic] la defensa del conjunto de imputados generó un conflicto de intereses personales que conculcó mi derecho de defensa en juicio". Y agregó: "Señalo en paralelo que ni el suscripto ni mis familiares sufragamos honorarios por los servicios brindados por el mencionado letrado, sino que fuimos persuadidos para designarlo para mi defensa técnica, a fin de no entorpecer la defensa de otros coimputados”. Además calificó a la defensa recibida de "ineficaz" y anticipó que tiene la intención de recurrir a la Corte Suprema de Justicia.

Hugo Tomei. Foto: Archivo MDZ

Según Benicelli, él "nunca" tuvo noticias de que existían "salpicaduras hemáticas" (manchas de sangre) en su ropa que pertenecían a Fernando. Al enterarse quiso declarar para explicar esa contaminación, pero Tomei se opuso para proteger a la mayoría. También, aseguró que tenía un testigo que podría haber declarado a su favor pero que el abogado decidió retirarlo.

Con todo esto, según fuentes allegadas a la causa, Benicelli intenta deslizar que como Hugo Tomei es el padrino de Emilia Pertossi, la hermana de Ciro y Luciano, y prima de Lucas, privilegió no sumar elementos que pudieran haber perjudicado más la situación de esos tres condenados. Agentes del Poder Judicial que participaron del proceso oral, sin embargo, destacaron a este medio el desempeño de Tomei. "A veces necesitás a un abogado, pero otras necesitás a un mago. Estos chicos necesitaban un mago", dijeron.

Se entiende que nuevos abogados quieran patrocinar a los condenados por lo mediático del caso, pero expertos en Derecho consideran que es prácticamente imposible que Benicelli y Thomsen puedan modificar su situación. Las pruebas los dejaron contra las cuerdas. Thomsen además, sí declaró. Y durante el juicio, cuando fue consultado por la Fiscalía acerca de la participación de sus amigos, dijo que sólo hablaría de él.

Las posibilidades reales de que esto escale son muchas, no así de que se revierta. Cinco personas de menos de 25 años condenadas a prisión perpetua lo intentarán todo para salir de la cárcel. Podrían, incluso, llegar a organismos internacionales. La Justicia, mientras tanto, trabaja a diario en otros casos y entiende que este ya fue resuelto. Tuvo su sentencia y la confirmación posterior de la misma por parte de la Cámara de Casación. Los condenados no pueden volver a declarar aunque quieran. Intentarán mostrar que estuvieron en situación de indefensión. Los expertos creen que difícilmente lo logren.

Archivado en