Columna

Las claves para una buena alimentación de las mascotas

Los alimentos para mascotas pueden variar según las necesidades individuales de cada animal. Juan Martín Molinari es médico veterinario y deja buenos consejos para tu animalito en MDZ.

Juan Martín Molinari viernes, 5 de abril de 2024 · 03:20 hs
Las claves para una buena alimentación de las mascotas
A los gatos les gusta manejar los tiempos de su alimentación ya que ellos “picotean” durante varios momentos del día Foto: Shutterstock

La alimentación de nuestros amigos de cuatro patas es diferente en las distintas etapas de su vida, como así también en la gestación. Por eso debemos saber que sus requerimientos nutricionales también lo serán. 

Hace unos años, la alimentación se basaba en darles los restos de comida que consumían los seres humanos y eso hacía que sus vidas estuvieran expuestas a diferentes enfermedades y, por lo tanto, una menor expectativa de vida. Afortunadamente, eso ha cambiado y hoy tenemos una gran cantidad de alimentos balanceados de acuerdo al momento en la vida en que se encuentren, ya sea cachorro, adulto, adulto mayor o geronte y, en el caso de la hembra si está preñada o no.

También hay alimentos balanceados según su estado el salud, o esté cursando alguna enfermedad crónica (diabetes, problemas cardíacos, hepáticos, de la piel, alergias alimentarias, enfermedades renales, diabetes, gastroenteritis obesidad, urinarias etc.).

La alimentación de nuestros amigos de cuatro patas es diferente en las distintas etapas de su vida. Foto: MDZ.

Cuando nacen los cachorros, tanto felinos como caninos, dependen exclusivamente de la leche materna hasta los 45 o 60 días de vida, momento en el cual se produce el destete,( ya sea porque la madre los aparta o porque empiezan a salir los primeros dientes de leche, que pueden ocasionar heridas a la madre), en las primeras 12 horas del amamantamiento, se produce el calostro, momento fundamental en que la madre pasa a los cachorros los anticuerpos necesarios para su vida, de ahí la vital importancia.

El calostro es lo que hace muy habitualmente la diferencia entre la vida y la muerte en los recién nacidos. Por lo tanto, la alimentación durante la gestación y el amamantamiento de la hembra debe ser de muy buena calidad y sobre todo en cantidad ya que se requieren tanto para la formación de los fetos como para el proceso de lactación muchas calorías y proteínas para la formación de la leche, así como también vitaminas y minerales. Estos serán aportados con un muy buen alimento balanceado para cachorros, que posee una mayor calidad y cantidad de estos nutrientes- Este periodo será de más o menos, entre preñez y lactación, de 100 días dedicados a la excelente alimentación de la madre.

A partir de los 45 a 60 días los cachorros ya pueden empezar a consumir alimento balaceado. Se considera esta etapa hasta el primer año de vida, dependiendo de cada animal (tamaño adulto). En este período un cachorro tiene que comer hasta cuatro comidas diarias (desayuno, almuerzo, merienda y cena) para que no pase demasiadas horas sin alimentarse. La cantidad de alimento balaceado que le daremos será de acuerdo con las diferentes razas y tamaño del animal. Por supuesto, siempre es necesario que tenga a disposición agua fresca y limpia ya sea canino o felino. 

Cuando nuestro amigo pasa el año de vida debemos disminuir la frecuencia de alimentación hasta dos comidas diarias. Hay que tener en cuenta que este momento sea tranquilo, en un lugar reservado y elegido para tal fin. Este tiempo no debe ser mayor de 30 minutos (en el canino). Periodo más que suficiente para terminar de comer. Transcurrido este lapso se levanta el plato hasta la próxima comida. De esta manera enseñamos a nuestros amigos a tener un horario de comida y mantener una saludable calidad alimentaria. No hay que tener el plato de comida permanentemente lleno y a disposición ya que estamos favoreciendo una mala conducta alimenticia que puede generar obesidad, problemas articulares, cardiacos y hepáticos. Debemos ser responsables de los hábitos alimenticios de nuestros amigos, como así también de otras conductas: actividad física, sociabilización, etc.

Cuando nuestro amigo pasa el año de vida debemos disminuir la frecuencia de alimentación hasta dos comidas diarias. Foto: MDZ.

A diferencia de los perros, el modo de alimentación de los felinos es totalmente distinto. A los gatos les gusta manejar los tiempos de su alimentación ya que ellos “picotean” durante varios momentos del día. La administración de su ración debe ser solamente una, ya que ellos se la administran por sí solos. Por supuesto, al igual que el canino y con un énfasis mayor, se debe mantener el agua siempre limpia y fresca ya que el gato a diferencia del perro no es un buen tomador de líquido. Es sabido que a los felinos les gusta tomar agua de lugares donde la misma corre libremente, por eso, si le dejamos un depósito para que la consuman este debe estar siempre limpio.   

Cuando entran en la etapa de adultos o gerontes, que puede variar entre razas y tamaño, por ejemplo los animales de menos de 10 kilos pueden tener una expectativa de vida de hasta 20 años o más y los de más de 25 kg de 10 a 15 años. La alimentación debe cubrir sus requerimientos nutritivos en calidad y cantidad, y generarles una buena condición de vida.

La actividad física, sociabilización, momentos de esparcimiento y estado sanitario (castración, vacunas, desparasitaciones, análisis clínicos preventivos a partir de la edad adulta, ecografías, electrocardiogramas y una buena salud dental) son claves para la salud de nuestros animales.

En fin, esto es solamente una mirada general y orientativa de una buena alimentación o nutrición para nuestras mascotas. Es fundamental, el diálogo permanente con su veterinario de cabecera.

* Juan Martín Molinari. Médico veterinario. UNRC. Matrícula 500. Cel 2615183703-2618050931

Archivado en