Línea para víctimas de violencias

¿Por qué perjudican a las mujeres los despidos de la línea 137?

El desguace de la línea 137 puede traer graves consecuencias sobre la vida de las mujeres en situación de violencia. De qué se trata y por qué puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

MDZ Sociedad
MDZ Sociedad jueves, 25 de abril de 2024 · 11:00 hs
¿Por qué perjudican a las mujeres los despidos de la línea 137?
La línea 137 asesora a víctimas de violencia familiar y sexual Foto: Freepik

En medio de los despidos masivos en el Estado que está llevando adelante el gobierno de Javier Milei, el programa que ayuda a víctimas de violencia familiar y sexual está siendo vaciado y en las últimas semanas, 19 trabajadoras y trabajadores del sector fueron despedidos. La Línea 137 es parte del programa “Las víctimas contra las violencias” que funciona desde 2006 en el Ministerio de Justicia y su desguace tiene consecuencia sobre la vida de las mujeres víctimas de violencia de género.

El programa brinda herramientas para acceder al asesoramiento legal mediante los Centros de Acceso a la Justicia. En un contexto de alta vulnerabilidad y fuerte conflictividad social, hay preocupación por las consecuencias que puede traer la falta de personal para las tareas de contención y asistencia a víctimas de violencia familiar y sexual.

Las y los trabajadores de la Línea 137 fueron notificados el 29 de diciembre a través del sistema GDE -que es el que utilizan en la administración pública- que no iban a ser renovados sus contratos. Algunos quedaron con prórroga de tres meses y el jueves 28 de marzo -feriado de semana santa- comenzó a circular un anexo en donde figuraba una nómina de profesionales a quienes se les volvía a prorrogar el contrato. El día 3 de abril, primer día hábil después del fin de semana largo, accedieron a la resolución que contenía ese listado con las personas contratadas a las que se les prorrogó el contrato “hasta como máximo junio de 2024”. El resto: afuera.

El 60% de los femicidios del 2024 ocurrieron en el hogar de la víctima. Foto: Freepik.

Lo grave del vaciamiento de estos programas es que detrás quedan desamparadas cientos de mujeres en situación de violencia. “El lugar más inseguro para una mujer en situación de violencia continúa siendo su vivienda o la vivienda compartida con el agresor”, resaltan en el informe del Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano”. 

El mismo informe, revela que el 58% de los agresores de los 79 femicidios que se perpetraron desde el 1° de enero al 31 de marzo, eran parejas o ex parejas y el 60% de las víctimas fueron asesinadas en su propio hogar. Pero allí no termina, el 16,46% había realizado previamente una o más denuncias por violencia de género. En este punto, es clave el asesoramiento que brindan las y los trabajadores de la línea 131, ya que puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Los datos del horror de la violencia de género son alarmantes, la falta de medidas del Estado y el ataque a los programas de prevención, también.

Archivado en