Opinión

Crimen organizado en la era digital: adaptación y desafíos

El crimen organizado, también llamado delincuencia organizada, es toda aquella organización compuesta por un grupo de personas con jerarquías, roles y funciones. Eduardo Muñoz opina en MDZ.

Eduardo Muñoz miércoles, 24 de abril de 2024 · 12:06 hs
Crimen organizado en la era digital: adaptación y desafíos
Entre las actividades del crimen organizado se destacan el tráfico de drogas, la trata de personas y el lavado de dinero. Foto: MDZ

El crimen organizado, como organismo resiliente, ha demostrado una asombrosa capacidad de adaptación a lo largo de la historia. Desde las mafias clásicas hasta los modernos ciberdelincuentes, estos grupos han evolucionado para aprovechar oportunidades y sortear obstáculos en cada época. En la actualidad, su mutación hacia entornos digitales representa un desafío significativo para la seguridad global.

¿Qué es el crimen organizado?

Se refiere a grupos estructurados y jerarquizados dedicados a actividades ilegales con fines de lucro. Entre sus actividades destacan el tráfico de drogas, la trata de personas y el lavado de dinero. Su poder radica en la coordinación, especialización y capacidad para corromper instituciones y funcionarios.

Estos grupos han evolucionado para aprovechar oportunidades y sortear obstáculos en cada época. Foto: MDZ.

Características del crimen organizado

  • Jerarquía y división de tareas: están organizados en niveles, desde líderes hasta miembros base, con roles específicos como reclutamiento y logística.
  • Violencia y coerción: el uso de la fuerza garantiza obediencia y silencio, siendo la intimidación una característica común.
  • Redes transnacionales: operan a nivel global, aprovechando las fronteras como oportunidades para expandirse.
  • Corrupción: corrompen funcionarios, policías y políticos para proteger sus intereses.

La mutación digital del crimen organizado

En la última década, el crimen organizado ha experimentado una profunda transformación: ha migrado al ciberespacio. Esta mutación se explica por diversos factores:

  1. Anonimato y alcance global: internet permite a los criminales operar de forma anónima, ocultando su identidad detrás de pseudónimos y utilizando la dark web para comunicarse y realizar transacciones. Además, el alcance global de la red les permite llegar a víctimas en todo el mundo sin restricciones geográficas.
  2. Criptomonedas y lavado de dinero: las criptomonedas, con sus transacciones seguras y difíciles de rastrear, se han convertido en una herramienta ideal para el lavado de dinero. Los ciberdelincuentes aprovechan la falta de regulación y la dificultad para seguir el rastro de las transacciones para blanquear sus ganancias ilícitas.
  3. Menor riesgo físico: operar en línea reduce significativamente la exposición a arrestos y enfrentamientos violentos. Los criminales pueden coordinar sus actividades sin necesidad de estar físicamente presentes en un lugar específico.
  4. Adaptación a una sociedad conectada: las organizaciones criminales se adaptan a las tendencias tecnológicas para asegurar su supervivencia. La digitalización es una realidad global, y los delincuentes no son ajenos a esta transformación.
Las organizaciones criminales se adaptan a las tendencias tecnológicas para asegurar su supervivencia.
Foto: MDZ.

El crimen organizado en América Latina: nuevas amenazas

En la última década, el panorama del crimen organizado en América Latina ha experimentado una notable transformación. La fragmentación ha reemplazado a las estructuras jerárquicas tradicionales, con una proliferación de grupos que operan en alianzas transnacionales para alcanzar sus objetivos. Violencia digital en auge: La tecnología se ha convertido en una herramienta
crucial para las organizaciones criminales, que la emplean para extorsionar, difamar y dañar reputaciones en línea.

Esta "violencia digital" representa una nueva y creciente amenaza para la seguridad individual y colectiva. Identidad digital en riesgo: El robo de identidad se ha convertido en una de las principales preocupaciones en la era digital. Las organizaciones criminales aprovechan las vulnerabilidades en la red para usurpar identidades y cometer diversos tipos de fraudes.

Crimen Organizado 2.0: Una metamorfosis desafiante

El crimen organizado en Argentina, como en el resto del mundo, se transforma. Su migración al mundo digital crea nuevos desafíos para las autoridades: el anonimato y la complejidad del mundo digital dificultan la identificación y el rastreo de los criminales, mientras que las criptomonedas y la dark web facilitan el lavado de dinero y la ocultación de actividades ilícitas. 

Para enfrentar esta mutación del crimen organizado, se necesita una respuesta integral

  • Invertir en tecnología, recursos humanos y formación especializada.
  • Actualizar las leyes para abordar las nuevas modalidades del crimen.
  • Fortalecer la coordinación entre fuerzas de seguridad, agencias de inteligencia y el sector privado.
  • Educar a la población sobre los riesgos del crimen digital y cómo protegerse.

Solo con un esfuerzo conjunto se podrá crear un entorno digital más seguro.

Eduardo Muñoz.

* Lic Eduardo Muñoz. Criminólogo y criminalista. Especialista en prevención del delito. Consultor de seguridad integral

emunoz.seg@gmail.com

Archivado en