Venta libre

Qué medicamentos se venden en kioscos de Mendoza y por qué está prohibido

Los ciudadanos pueden adquirir una variedad de medicamentos de venta libre en kioscos debido a la medida implementada por Milei. En la provincia sigue prohibido y se reactualiza una vieja polémica.

Micaela Blanco Minoli
Micaela Blanco Minoli domingo, 21 de abril de 2024 · 10:00 hs
Qué medicamentos se venden en kioscos de Mendoza y por qué está prohibido
Todos los medicamentos deberían venderse solo en farmacias Foto: Santiago Tagua/MDZ

Desde hace décadas, la adquisición de medicamentos ha sido una tarea que requería una visita a la farmacia. El gobierno de Javier Milei implementó un cambio polémico a nivel nacional que ya tiene su resultado en Mendoza, transformando la forma en que los ciudadanos acceden -sin ningún tipo de control- a medicamentos básicos comprando en los kioscos.

El Decreto 70/2023 implementado por el gobierno de Javier Milei, que inició el controvertido camino de la desregulación de la economía argentina, autorizó la comercialización de ciertos medicamentos de venta libre por fuera de las farmacias. Esta medida fue reglamentada a partir del decreto 63/2024, publicado en enero por el Boletín Oficial, en el que se precisó cómo sería la implementación de la venta de esos productos.

“El DNU y el decreto posterior que habilita la comercialización de drogas analgésicas y de drogas antiácidas, como productos de venta libre en otros lugares que no sean farmacias está vigente, pero no en la provincia de Mendoza”, aseguró Mario Valestra, Presidente del Colegio Farmacéutico de Mendoza. En ese sentido, detalló que “la provincia de Mendoza tiene una ley propia que prohíbe precisamente esta comercialización”. 

En Mendoza está prohibido por la Ley 7.303 la venta de fármacos fuera de las farmacias. Foto: Shutterstock.

En la provincia de Mendoza, la Ley 7.303 y el decreto 355 que la reglamenta, justamente prohíbe “la comercialización de productos de medicamentos de expendio sin receta o mal llamado venta libre en un lugar que no sea autorizado por el Ministerio que, en este caso, son las farmacias”, señaló Valestra. Pero en los hechos esto no se cumple. 

Para contrastar qué ocurre en la realidad, MDZ hizo un relevamiento que determinó que tres de cada ocho kioscos de la Ciudad de Mendoza -amparándose en el decreto nacional- ya venden de todo tipo de medicamentos sin receta. Entre ellos antiinflamatorios y analgésicos como ibuprofeno y paracetamol, antihistamínicos como el cura plus, antiespasmódicos como sertal o buscapina, inhibidores de la bomba de protones y antiácidos tales como omeprazol o alikal. 

Entonces, ¿de dónde vienen estos medicamentos?

“Si en un kiosco o en un lugar que no tenga la habilitación correspondiente como una farmacia, está prohibida su comercialización. Ese producto es ilegítimo, es de etiología desconocida, no se sabe de dónde viene. Porque las droguerías a los únicos que pueden venderle son a farmacias autorizadas”, detalló el presidente del Colegio Farmacéutico. 

Los medicamentos vendidos por fuera de las farmacias pueden ser adulterados. Foto: Santiago Tagua/MDZ

Además, sostuvo que es importante aclarar que los medicamentos vendidos en kioscos de Mendoza son ilegales y pueden ser adulterados, “para que la población sepa los riesgos que puede tener adquiriendo estos productos por otra vía, por otro canal” que no sea una farmacia. “Ya lo vivimos en otras épocas y había mucha adulteración en medicamentos”, cuestionó.

Otros cuestionamientos a la habilitación de venta de medicamentos en kioscos

Otro de los cuestionamientos a la disposición nacional, es la imprecisión del tipo de fármacos que pueden comercializarse en otros lugares que no sean las farmacias. En la familia de los analgésicos podrían incluirse otros medicamentos que no sean analgésicos propiamente dicho pero que incluyan la analgesia entre sus efectos.

Automedicarse puede traer consecuencias a la salud y empeorar los cuadros. Foto: Getty Images.

De acuerdo a la Real Academia Española, la definición de analgésico es “que calma el dolor”, cuestión que también hacen otros remedios como el sertal o la buscapina, antihistamínicos que no son específicamente analgésicos pero si calman el dolor. Esa generalidad es la que permitiría vender en kioscos y otros locales que no sean farmacias prácticamente cualquier medicamento de venta libre o sin receta. 

Archivado en