Antena de espacio profundo

Los detalles de la antena europea en Malargüe y qué esconde el miedo oficial

Una comitiva de funcionarios nacionales, científicos y expertos visitó la Antena DS3 en Malargüe. Hablamos con una especialista sobre la insólita desconfianza del Gobierno. ¿Qué hay detrás?

Micaela Blanco Minoli
Micaela Blanco Minoli sábado, 20 de abril de 2024 · 07:01 hs
Los detalles de la antena europea en Malargüe y qué esconde el miedo oficial
La DS3 es una antena de exploración espacial de la Agencia Especial Europea Foto: Gobierno

Luego de visitar la base de observación espacial China ubicada en una zona desértica de Neuquén, una delegación de funcionarios del gobierno Nacional de Javier Milei, científicos y expertos recorrieron este viernes la Antena de Espacio Profundo que tiene la Unión Europea en Malargüe. De acuerdo a lo que informó el Gobierno, la intención de ambas inspecciones será “evaluar el estado operativo, la seguridad y el cumplimiento de los estándares establecidos para estas infraestructuras”.

El manto de duda que puso el Gobierno por la base de exploración espacial china en Neuquén y la europea en Mendoza fue lo que motivó este viaje. Si bien la base tiene fines científicos, desde el oficialismo aseguraron que tienen temor a que se utilice para espionaje satelital con objetivos militares. 

Sin embargo, esta preocupación repentina, luego de años en los que esa base ha funcionado, fue instaurada por Laura Richardson, la Jefa del Comando Sur estadounidense en su visita a la Argentina que sirve como un fundamento más para sus propias intenciones: la instalación de una Base Militar argentina en Tierra del Fuego. Para desentrañar la cuestión, dialogamos con Beatriz García, Astrónoma e investigadora del Conicet de Mendoza, sobre los detalles de la base ubicada en Malargüe.

De qué se trata la base de exploración espacial europea en Malargüe, desde cuando existe y con qué objetivos

“La DS3 (Deep Space Antenna 3, o Antena de Espacio Profundo) tiene por objetivos el seguimiento, control y recolección de datos de las misiones espaciales de la Agencia Especial Europea, muchas de ellas en convenio con la NASA”, contó Beatriz García. Entre los usos, tal como especifica la página oficial del gobierno nacional está la parte científica de  investigación en el campo de la radioastronomía, que se llevan adelante mediante instituciones como el Instituto de Tecnologías en Detección y Astropartículas (ITeDA Mendoza), el Instituto de Astronomía y Física del Espacio (IAFE), el Observatorio de La Plata, el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) y la CONAE. 

La exploración es sobre el espacio profundo. Foto: Shutterstock

Además, como radiotelescopio, la DS3 tiene capacidades para recibir señales extremadamente débiles y de apuntar a un objeto a millones de kilómetros de distancia, lo que la convierte en un instrumento muy útil para estudiar el universo mediante ondas de radio. De esta manera, los científicos pueden estudiar remanentes de Supernovas, las regiones de Hidrogeno Ionizado (regiones HII), Núcleos de Galaxias Activas y el Medio Interestelar, entre otros temas.

La antena ubicada en Malargüe, “se inauguró a fines de 2012 y desde entonces varias noticias en los diarios dieron cuenta del impacto de su misión. Una de las más importantes fue el descenso de la pequeña sonda Philae, que viajaba a bordo de la nave Rosetta, en el cometa 7P/Churyumov–Gerasimenko. El 12 de noviembre de 2014, la misión fue monitoreada y controlada desde Malargüe”, explicó la científica.

Es una antena diseñada para comunicaciones que sirve para realizar observaciones astronómicas. Foto: Argentina Gobierno.

Sobre el origen de esta antena, García señaló que “Argentina colaboró con la búsqueda de sitio para el emplazamiento de esta antena, con la cesión del predio donde se encuentra, y los convenios de cooperación se firmaron con la Comisión Nacional De Actividades Espaciales (CONAE). Argentina cuenta con el 10% de tiempo de la antena para realizar trabajos propios, tanto vinculados con desarrollos de la CONAE, como de científicos de cualquier institución del país que deseen usar a esta antena para hacer radioastronomía”. Además, remarcó que “la antena está diseñada exclusivamente para comunicaciones, pero puede ser usada para realizar observaciones astronómicas y varios trabajos argentinos abrieron el camino para que eso suceda”.

En cuanto al tiempo de observación, la astrónoma mendocina explicó que “se pide a través de vías oficiales, abiertas y públicas”. Incluso, los llamados a solicitud de tiempo de observación se realizan mediante la página web. “La antena, además, sigue otras misiones espaciales en Marte, la Luna, Mercurio...es decir, es un punto de comunicación con las naves interplanetarias en el hemisferio sur. La ESA (European Space Agency) tiene 3 antenas idénticas, una en Australia, otra en España y la tercera aquí. Esto les permite seguir de manera permanente a las misiones”, manifestó.

La insólita desconfianza del Gobierno y qué hay detrás

“Desde el punto de vista de los objetivos de las instalaciones de las agencias espaciales en Argentina, es incomprensible que las mismas generen desconfianza. Son instalaciones civiles, se las puede visitar, se ve que el personal es civil: científicos, ingenieros y técnicos, algunos europeos (en Malargüe) y la mayoría argentinos, por ejemplo, que conforman el staff permanente, que realiza la tarea de operación de la antena y mantenimiento de las instalaciones”, aseguró la especialista.

La Antena desde otra perspectiva. Foto: Argentina Gobierno.

El "detrás" de la desconfianza planteada por el gobierno reside en generar una necesidad, un fundamento más para la instalación de la base militar proyectada para Tierra del Fuego. Tras reunirse en la capital fueguina con la jefa del Comando Sur de los Estados Unidos, la generala Laura Richardson, el viernes 6 de abril, el Gobierno dio una serie de pasos en ese sentido. 

Uno de los primeros pasos fue el ejercicio de adiestramiento teórico y práctico en las costas del canal de Beagle que realizó el Batallón de Infantería de Marina N°4 (BIM4) frente a Chile, lo cual generó preocupación en las autoridades chilenas, tanto por los plantes que tiene Javier Milei para la base militar de Tierra del Fuego como por sus declaraciones sobre la Antártida. 

Javier Milei junto a Laura Richardson, Jefa del Comando Sur estadounidense. Foto: Presidencia.

En la entrevista que le dio a Alejandro Fantino, el presidente afirmó que la instalación de una base naval argentina en Tierra del Fuego es el aval para el reclamo argentino “sobre la Antártida”. En el mismo sentido, el pasado martes el ministro de Defensa Luis Petri anunció desde Dinamarca junto al presidente Javier Milei la compra de 24 aviones F-16 de combate para la Fuerza Aérea Argentina que se utilizarán, entre otras misiones, para el control y vigilancia del territorio.

Este jueves se sumó un capítulo más cuando Estados Unidos anunció a través de la web de su embajada en Buenos Aires, la entrega de US$ 40 millones al gobierno de La Libertad Avanza, en calidad de “fondo no reembolsable”, con el objetivo de reforzar la seguridad nacional de ataques extranjeros que en los hechos del mapa geopolítico no está presente desde la Guerra de Malvinas de 1982. Los dólares que sí hay para modernización militar, equivalen a 234.000 jubilaciones mínimas.

Archivado en