Medicina prepaga

El alcance de la medida del Gobierno para los desafiliados a las prepagas

Tras la disposición de retrotraer el valor de las cuotas a diciembre y recalcular la suba por el índice la inflación, se abre un amplio abanico de opciones para amparistas y desafiliados del sistema.

Gabriela Yalangozian
Gabriela Yalangozian viernes, 19 de abril de 2024 · 07:19 hs
El alcance de la medida del Gobierno para los desafiliados a las prepagas
Se estima que había cerca de 6 millones de personas afiliadas a prepagas en diciembre y que, de ellas, unas 500 mil se dieron de baja Foto: Shutterstock

Este miércoles, el Gobierno informó que por disposición de la Secretaría de Industria y Comercio del Ministerio de Economía, siete empresas de medicina prepaga, que representan a cerca del 75% de los afiliados del país, deberán retrotraer el valor de las cuotas de sus planes a diciembre de 2023 y recalcular los aumentos en función de la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC). La medida alcanza a las prepagas Galeno, Hospital Británico, Hospital Alemán, Medifé, Swiss Medical, Omint y OSDE.

Adicionalmente, la Superintendencia de Salud presentará una medida cautelar ante la Justicia para obligar a las empresas que concentran el 90% del mercado de medicina prepaga a retrotraer el valor de las cuotas y a devolver a los afiliados el monto por encima de la inflación que cobraron desde diciembre”.

A modo de ejemplo y según una evaluación realizada por el economista Nadin Argañaraz, presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), un plan específico de OMINT habría subido en términos reales un 59% en los últimos 4 meses. “Con los cambios dispuestos, el aumento sería de un 16% real. Nominalmente, en lugar de valer $227.000 este mes, dicho plan debería valer $166.000, es decir un 27% menos”, señaló en la red social X.

“Sin cambios, el caso analizado pasó de insumir el 18% del salario formal promedio en diciembre de 2023 a un 30% en abril de 2024. Con los cambios de valores, pasaría a incidir en abril un 22% del salario formal promedio”, detalló.

El análisis del economista Nadin Argañaraz respecto a los incrementos de las empresas de medicina prepaga. Foto: Captura de X

En tanto, si se aplica la inflación con un mes de retraso, el plan específico de OMINT que Argañaraz tomó por ejemplo, “en lugar de $227.000, este mes debería valer $166.000, un 27% menos”; con lo cual, “entre enero y abril se habría pagado un 25% más, equivalente al 90% de una cuota mensual”. Como corolario, el licenciado en Economía analizó que, de aceptar retornarle el dinero a los afiliados, las prepagas deberían devolverle casi el valor de una cuota entera.

En la misma línea, calculó que, en razón de los incrementos que la medicina prepaga registró en los últimos cuatro meses, de alrededor de 6 millones de personas que estaban afiliadas al sistema en diciembre, “en principio unas 500.000 habrían dejado las prepagas”; ya sea por atrasarse en las cuotas o por darse de baja por su propia voluntad en virtud del contexto que indicaba que el servicio iba a continuar subiendo.  Otra situación es la de los afiliados que decidieron bajar la categoría de su plan al básico para reducir los costos, cuyo número es difícil de calcular.

¿Qué pasa entonces con las personas que iniciaron una acción de amparo por no poder pagar las cuotas y con aquellas que, en virtud de la suba muy por encima de sus salarios, se dieron de baja de esas empresas?

Baja por mora en las cuotas

El abogado Pablo Pirovano, tesorero del Foro de Estudios sobre la Administración de Justicia y miembro de la Comisión de Justicia del Colegio de Abogados de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, despejó algunas dudas al respecto.

Consultado por MDZ dijo: “Las prepagas afectadas por la resolución de la Secretaria de Industria y Comercio son únicamente las empresas investigadas por la CNDC. Ninguna otra empresa de medicina prepaga deberá (al menos a hoy) cambiar su política de precios”.

Swiss Medical es una de las siete empresas de medicina prepaga a la cual hace mención la disposición de la Secretaría de Industria y Comercio de la Nación: Foto: NA/DAMIAN DOPACIO

Además, aclaró que “la resolución no establece que debe ser devuelto el dinero cobrado a los afiliados por encima del IPC. Esto es objeto de la cautelar que interpuso en la Justicia Federal la Superintendencia de Salud. Habrá que esperar lo que resuelva la Justicia al respecto”.

En tanto, señaló que la resolución de la Secretaria no cambia la situación de las personas dadas de baja por las prepagas por atrasarse en el pago. “Quienes fueron dados de baja por no pagar sus cuotas, podrían intentar ser retomados por la empresa y en su caso reclamar a la Justicia que los reincorpore. Pero cada caso se debería analizar en concreto y resulta dudoso que prospere, ya que la baja por la falta de pago es legal y, el afiliado, en esos supuestos, debería haber judicializado el tema” con anterioridad.

Amparistas con y sin medida cautelar

Por su parte, el abogado especialista en temas de salud Federico Ferrari indicó qué deben hacer aquellos afiliados que iniciaron amparos contra sus prepagas.

“Los afiliados que ya han obtenido una medida cautelar, deberán esperar que la misma sea cumplida porque fue ordenada por la Justicia. Son casos concretos de la relación contractual entre el amparista y la prepaga en particular. Ahora, los que iniciaron una acción de amparo y no tienen dictada una medida cautelar van a tener que esperar que se resuelva la misma; resolución que seguramente esté basada en la del Tribunal de Defensa de Competencia”, precisó ante la consulta de MDZ.

Por otro lado, aclaró que según los casos y juzgados, las resoluciones de las medidas cautelares se basan en otros índices que no son los de la inflación. “Por ejemplo, algunos juzgados establecieron que la actualización de las cuotas debía realizarse según el índice de RIPTE, es decir, por la variación salarial de los empleados registrados en el último año, y no por IPC. En esos casos, debería seguir aplicándose en las cuotas ese mismo índice de RIPTE, establecido en la cautelar”, aclaró.

Según el abogado Pablo Pirovano, resulta dudoso que prospere una acción judicial de los exafiliados a prepagas que hayan sido dados de baja por la falta de pago. Foto: Imagen generada con Midjourney

En otros casos, dijo, los juzgados intervinientes en el amparo establecieron que la variación de la cuota de los afiliados sea respecto al índice de variación de las jubilaciones. “También se va a seguir aplicando ese monto para los amparistas, aunque hoy en día el mismo esté atado al IPC”, precisó.

Sobre la resolución de medidas cautelares a futuro, Ferrari señaló que “es muy prematuro poder sacar conclusiones contundentes al respecto, porque no existe ninguna norma que haya zanjado las dudas que surgen sobre el tema. Hay una tutela anticipada de parte de la Secretaría de Comercio, que es por medio del Tribunal de Defensa de Competencia. Lo que logra esto es hacer valer un criterio contra varias prepagas”, subrayó.

No amparistas y renunciantes a prepagas

Según Ferrari, los afiliados que no iniciaron un recurso de amparo contra su prepaga, están contemplados en la resolución del Gobierno. “Lo que deberían hacer por vía extrajudicial es reclamar a sus prepagas, esperar aproximadamente de 10 a 15 días, para que se proceda a la refacturación”, explicó.

“El tema es que al no tener un amparo judicial iniciado de manera individual es más difícil controlar el cumplimiento mediante un procedimiento administrativo . Yo veo difícil llegar a una solución práctica si su prepaga incumple esa medida”, indicó.

Para el abogado Federico Ferrari, es difícil que una persona que se desafilió por propia voluntad pueda ser reafiliado por su empresa de medicina prepaga. Foto: Freepik

Peor panorama se abre para aquellos exafiliados, en especial aquellos que se dieron de baja a su empresa de medicina prepaga por propia voluntad. “Estas personas están en una posición complicada, porque rescindieron el contrato por exclusiva voluntad. Si bien se podría plantear ante la Justicia la existencia de un ´abuso de posición dominante´, que los ´forzaron a darse de baja´, habría que ser muy optimistas en que los juzgados tomen la suba de la cuota como ´una invitación a retirarse de la prepaga´", analizó.

"A priori, hoy en día no hay antecedentes positivos al respecto, pero no lo veo como un fundamento razonable. Por lo cual, para los que se desafiliaron, en este momento particular y con los elementos normativos que tenemos hoy en día, no veo que tengan posibilidades de retrotraer esa desafiliación”, concluyó.

Archivado en