Fenómeno de La Niña

El desalentador panorama de las precipitaciones por nevadas en la Cordillera

El fenómeno de La Niña afectaría la llegada de nevadas a la Cordillera para acumular agua suficiente y así llenar las cuencas de los ríos. El panorama que aportó un científico del Conicet.

Micaela Blanco Minoli
Micaela Blanco Minoli jueves, 18 de abril de 2024 · 19:20 hs
El desalentador panorama de las precipitaciones por nevadas en la Cordillera
Las nevadas históricas del año pasado no se repetirían Foto: Gendarmería Nacional

Mendoza ingresa a la temporada otoño - invierno con un panorama muy diferente al del año pasado, cuando las nevadas históricas cubrieron gran parte de la Cordillera de Los Andes, lo que provocó un verano excepcional para los cauces de los rios de la provincia que venían de al menos una década de atravesar la Emergencia Hídrica. El fenómeno no se repetirá este año y la vuelta a la normalidad de la sequía está a la vuelta de la esquina.

“No pinta bien el panorama para las precipitaciones invernales en la Cordillera de Mendoza, con un patrón proyectado de déficit que se extendería también al comienzo de la primavera. Esto se da en sintonía con el desarrollo de un evento La Niña en el Océano Pacífico Tropical”, advirtió Juan Rivera, investigador del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), institución que integra el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), en su cuenta de X (ex Twitter).

Ante la pregunta de un usuario sobre si hay una relación directa de esto con las nevadas, el científico sostuvo que “el desarrollo de La Niña modifica los patrones de circulación atmosférica a escala regional, afectando la llegada de sistemas de mal tiempo a la zona central de la Cordillera de los Andes en los meses de invierno”.

Captura X @deep_climate

En diálogo con MDZ, Rivera se explayó y señaló que existen “pronósticos que indican el desarrollo del fenómeno de La Niña en los próximos meses, lo cual traería como consecuencia una señal de déficit en los acumulados de precipitación en la Cordillera de los Andes”. Esto se daría tanto “en la región de Cuyo y Patagonia Norte para los trimestres de invierno y buena parte de primavera”, detalló.

Los importantes niveles de acumulación de nieve durante la temporada pasada sirvieron enormemente para volver a llenar los cauces de los ríos y las cuencas mendocinas, como hacía al menos una década no se veía. Justamente, esto ocurre por el fenómeno del derretimiento producto de las altas temperaturas del verano. 

“Por lo general la mayor parte de lo que nieva en invierno se derrite y contribuye a los caudales de los ríos, ahora estamos en otra temporada y los caudales del verano van a depender de lo que pase en este invierno, no en el del año pasado”, aclaró el científico. Por esos motivos, a esta altura, difícilmente quede algo de esa nieve de la temporada 2023 y con el pronóstico que aporta el doctor en Ciencias de la Atmósfera y los océanos, el próximo verano no será fácil volver a la normalidad de la sequía.

Archivado en