Contaminación ambiental

Investigadores del Conicet estudian posibles enfermedades en docentes rurales de Rosario

Se trata de una investigación multidisciplinar que estudia la salud de docentes rurales y posibles enfermedades producto de contaminantes en su ámbito de trabajo.

José Graells
José Graells miércoles, 17 de abril de 2024 · 23:50 hs
Investigadores del Conicet estudian posibles enfermedades en docentes rurales de Rosario
Foto: SLS

Un grupo de investigadoras del Conicet lleven adelante una investigación multidisciplinar para estudiar la salud de docentes rurales y determinar la posible aparición de enfermedades relacionadas con los ambientes en los que trabajan. Se trata de un estudio inédito en Argentina y que puede ayudar a que los padecimientos de salud sean reconocidos por las aseguradoras. 

Mucho se dijo y escribió sobre los daños en la salud que puede generar la contaminación producto de fumigaciones masivas y sin control en zonas rurales. Sin embargo, hasta el momento, nunca se abordó la problemática puntualmente en los docentes. 

La investigación comenzó esta semana en Santa Fe y es producto del convenio que firmaron el gremio de docentes públicos Amsafé Rosario con el Conicet a principios del 2024. Se trata de un acuerdo importante que se desarrollará dentro de los límites del Departamento Rosario, pero que en el mediano y corto plazo se podría extender a otras partes de la Provincia. A su vez distritos como Córdoba también se mostraron interesados en desarrollar la investigación. 

"Lo que estamos haciendo es estudiar cuál es el estado de salud de las docentes rurales analizando material genético", comentó Lucia Caisso, investigadora del Conicet en diálogo con MDZ. Agregó que a partir del estudio de genotoxicidad que desarrolla el equipo de biólogas buscan conocer "qué daños existen en los genes de las docentes y que se puedan atribuir a su exposición a contaminantes ambientales". 

Estudian salud docentes rurales. Foto: MDZ

El equipo interdisciplinar abocado al estudio está compuesto por investigadoras de las ciencias sociales, antropólogos, filósofos y un grupo de biólogas coordinadas por la Dra. Delia Aiassa de la Universidad Nacional de Río Cuarto. "Estamos reconstruyendo información acerca de cómo son las condiciones ambientales en las escuelas, si están o no expuestas a contaminantes, a qué tipo, durante cuánto tiempo, cómo perciben su propia salud y sus ambientes de trabajo", agregó Lucia Caisso. 

Los docentes que lo desean pueden participar de forma voluntaria del estudio. Para eso, durante esta semana se desarrolló una campaña informando sobre el estudio e invitando a quienes desearan participar. La recolección de la información se hace a través de la toma de una muestra de saliva y una posterior entrevista.

"Se estudian las células para ver si hay daño genético en la persona y que indica que esa persona posiblemente pueda llegar a desarrollar una enfermedad grave, es decir, tiene más chances que otra sin daño genético de desarrollar un cáncer fundamentalmente", explicó Lucia Caisso del Conicet. 

Los investigadores aclararon que toda la información recolectada es de carácter estrictamente confidencial, preservándose el anonimato tanto de las personas como las instituciones educativas donde ellas trabajan. No obstante, el equipo de trabajo brindará a cada participante y de forma privada un informe con los resultados de sus análisis. 

De acuerdo a lo previsto, los resultados finales de la investigación se conocerán a fines del segundo semestre de este año y servirá, entre varias cosas, para alertar a los docentes de posibles riesgos y futuras enfermedades como así también para que las aseguradoras reconozcan que los mismos fueron originados mientras trabajaban. 

"Hay muchas docentes rurales que intentaron que las enfermedades que tienen sean reconocidas como laborales producto del ambiente en el cual desempeñan sus tareas y sin embargo tuvieron muchos problemas legales para que eso suceda", explicó Caisso.

El Caso Lemes

El caso de Estela Lemes, maestra de la provincia de Entre Ríos, es emblemático y sirve a la perfección para explicar la importancia de la investigación que se está llevando adelante y también para graficar el padecimiento que muchos trabajadores deben soportar hasta poder demostrar que sus enfermedades fueron originadas a partir del lugar donde cumplían tareas.  

En mayo del 2021 la Sala II Laboral de la Cámara de Apelaciones de Gualeguaychú falló a favor Estela Lemes, reconociendo que la enfermedad que sufrió fue causada por envenenamiento de las fumigaciones con agrotóxicos realizadas desde 2006 sobre la Escuela N° 66 Bartolito Mitre, de la localidad de Costa Uruguay Sur, donde se desempeñaba. 

Después de 15 años que incluyó un peregrinar judicial, Lemes logró que la Justicia le diera la razón y entendiera que la polineuritis que adquirió fue producto del lugar donde trabajaba. El estado de Entre Ríos debió indemnizarla y cubrir su tratamiento médico. 

“Luché por mí, por mi enfermedad y por mis gurises, para que se sepa que los agrotóxicos enferman y matan”, dijo Estela Lemes. 

Archivado en